Por @Alvy — 17 de Marzo de 2007

Casi todo el mundo recuerda perfectamente lo que estaba haciendo en la tarde del 11 de septiembre de 2001 cuando los aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas, pero no lo que estaba haciendo el día anterior, ni seguramente al día siguiente. El cerebro a veces fija en la memoria recuerdos sobre situaciones cotidianas cuando suceden a la vez que hechos extraordinarios e «históricos», pero no sobre muchos otros momentos normales y corrientes de cada día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear