Por Nacho Palou — 9 de Mayo de 2018

Photo 1517448869439 1effdb9069db

En Mental Floss, What Makes #2 Pencils So Special?

Al parecer muchos lápices son amarillos como resultado de un ingenioso truco de marketing. En 1889 la empresa austriaca Hardtmuth introdujo una nueva línea de lápices de fantasía en la Feria Mundial de París. Los lápices se llamaron Koh-i-Noor en honor a un famoso diamante indio y contenían el grafito más fino que existía, procedente de oriente. Estaban pintados de amarillo, algo bastante inusual para la época.

Según algunos historiadores la compañía austriaca pintó sus lápices de amarillo como un sutil guiño al amarillo de la bandera austrohúngara. Otros afirman que el amarillo hacía referencia a la procedencia oriental del grafito: en China el color amarillo está asociado con la realeza. En cualquier caso aquellos nuevos lápices amarillos fueron un éxito, y pronto otros fabricantes comenzaron a pintar sus lápices de amarillo en un intento de hacerse con una parte del marcado de Hardtmuth.

Fotografía: Kim Gorga.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear