Por @Wicho — 4 de Marzo de 2009

Según cuenta el estudio Lip-Reading Aids Word Recognition Most in Moderate Noise: A Bayesian Explanation Using High-Dimensional Feature Space aunque no seamos conscientes de ello todos somos capaces de leer los labios con mayor o menos habilidad, por lo que si miramos a la persona que nos está hablando hay más posibilidades de que escuchemos correctamente lo que nos está diciendo.

En una habitación ruidosa, por ejemplo, el estudio llega a la conclusión de que esto mejora entre un 10 y un 60% la comprensión, aunque también hay casos en los que este mecanismo puede actuar en nuestra contra, como por ejemplo cuando vemos una película o serie dobladas, en cuyo caso el movimiento de los labios no se corresponden con el sonido que oímos, aunque es de suponer que un mayor problema lo supone el que no se correspondan el idioma de la locución con el que está hablando la persona que sale en pantalla. [Vía Muy Interesante.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear