Por Nacho Palou — 6 de Abril de 2018

DZepb29UQAEghAo
Fotografía: USGS, JB Judd.

Esta fuente de lava de bóveda se fotografió durante la erupción de Mauna Ulu en el volcán Kīlauea, en Hawái, en octubre de 1969. Las erupciones duraron hasta 1971.

Según el USGS en el momento en que se tomó esa fotografía la fuente medía unos 20 metros de altura, aunque en algún que otro momento la fuente abovedada alcanzó alturas de entre 50 y 75 metros. Las fuentes de lava pueden alcanzar alturas mucho mayores (tanto como 500 metros) pero es poco habitual que adquieran esta forma de bóveda tan simétrica.

Las fuentes de lava abovedadas se forman cuando la presión del magma ascendente es la “adecuada” para levantar la capa de lava de la superficie sin atravesarla. Del mismo modo que apretando el champú con la fuerza “correcta” se forman pompas de jabón en la boca del envase. Según Wikipedia el fenómeno suele producirse con lavas relativamente pobres en gas, más densas.

Vía Petapixel.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear