Por Nacho Palou — 16 de Mayo de 2012


En 1979 cayó la sexta gota de brea del experimento iniciado en 1927.

Hay diversos tipos de brea, y probablemente alguna vez has salido de la playa con un pegote de este residuo pegado en el pie. Como sea, se trata de una sustancia viscosa que se mantiene sólida a temperatura ambiente, tanto que se puede romper con un martillo.

Sólo que en realidad se trata de un fluido que es unas 230.000 millones de veces más viscoso que el agua. Un cálculo obtenido en 1980 a partir del Experimento de la Gota de Brea iniciado por el profesor John Mainstone en 1927. Aquel año calentó un poco de brea y la colocó en un embudo cuya base cortó tres años después, en 1930, cuando la brea había vuelto a endurecerse.

Desde que la brea puede fluir a través del embudo ha goteado en ocho ocasiones, la primera en 1938 -once años después del inicio del experimento- y la última en noviembre del año 2000.

(Vía Gizmodo.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear