Por Nacho Palou — 31 de Julio de 2014

Aunque el ácido clorhídrico (agua fuerte) utilizado en el vídeo es bastante más corrosivo que los jugos gástricos del estómago —que contienen un 3% de ácido clorhídricomás o menos así es como acaba una hamburguesa durante el proceso de digestión en el estómago humano, elevando a un nuevo nivel la habitual diferencia entre las fotos y la comida real.

Vía Geeks are Sexy (no en esta ocasión).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear