Por Nacho Palou — 31 de Julio de 2014

Aunque el ácido clorhídrico (agua fuerte) utilizado en el vídeo es bastante más corrosivo que los jugos gástricos del estómago —que contienen un 3% de ácido clorhídricomás o menos así es como acaba una hamburguesa durante el proceso de digestión en el estómago humano, elevando a un nuevo nivel la habitual diferencia entre las fotos y la comida real.

Vía Geeks are Sexy (no en esta ocasión).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible