Por @Wicho — 8 de Mayo de 2009

Combinar los datos obtenidos de la observación de estrellas variables cefeidas en distintas galaxias con los obtenidos de la observación se supernovas en esas mismas galaxias ha permitido afinar con más precisión que nunca el ritmo de expansión del universo, que resulta ser de 74,2 ±3,6 kilómetros/segundo/megaparsec.

Esto quiere decir, por ejemplo, que en un punto del universo situado a 32,6 millones de años luz de la Tierra (un megaparsec son unos 3,26 millones de años luz) el universo se aleja de nosostros a 742 kilómetros por segundo.

Como para que luego pensemos que estar sentados tomando un café en la terraza de un bar es estarse quieto. [Fuente: Bad Astronomy Blog.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear