Por @Alvy — 3 de Julio de 2008

Metales raros como el galio y el indio, imprescindibles para fabricar las pantallas planas, podrían agotarse hacia el 2017. Otros elementos igualmente importantes, como el selenio o el hafnio tambien pueden correr la misma suerte. La razón: exceso de demanda, simple y llanamente. [Fuente, Reflections: The Death of Gallium de Robert Silverberg en Asimov’s Sci-Fi, vía Teleobjetivo. El dato original es un trabajo de Armin Reller, químico de la Universidad de Augsburgo en Alemania.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones