Por @Alvy — 11 de Agosto de 2010

NEOs: MathildeEl Programa de Detección de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA tiene como objetivo detectar al menos el 90% de los objetos espaciales grandes, como asteroides y cometas que puedan acercarse peligrosamente o impactar con nuestro planeta. Un impacto de uno de esos objetos que tuviera más de un kilómetro de diámetro sería un evento catastrófico que acabaría con nuestra civilización [¡dramatización!] Idealmente, pues, por nuestro bien parece que convendría dedicarle ciertos medios y recursos a ese programa para poder prever un desastre global o incluso intentar evitarlo, si se pudiera. Pero no parece que esa sea la situación actual: se dedica mundialmente al año la misma cantidad anual a ese programa de detección de amenazas espaciales que lo que cuestan cuatro apartamentos en Manhattan: unos ridículos 4 millones de dólares. Dicho de otro modo: nuestra civilización podría perecer por… tacaña. [Fuente: una mención en Wonders of the Solar System / BBC; véase también NASA Falling Short of Asteroid Detection Goals en Wired Science.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear