Por Nacho Palou — 24 de Enero de 2018

El cartero de la ciudad costera japonesa de Susami, Toshihiko Matsumoto, propuso colocar un buzón de correos bajo el agua cuando la ciudad buscaba ideas para impulsar el turismo. “Aquellos dispuestos a zambullirse pueden ponerse un traje de neopreno y enviar cartas desde 9 metros de profundidad.”

Desde entonces cada día Hiroaki Yamatani, el dueño de la tienda de buceo, desciende hasta el buzón submarino para recoger las cartas —más bien, las postales a prueba de agua escritas con tinta indeleble— en la oficina de correos “seca”, en la superficie. Y desde ahí viajan a su destino.

Al parecer de algún modo la idea ha sido un éxito: desde su entrada en servicios se han enviado casi 38.000 cartas desde 9 metros de profundidad, desde el único buzón de correos del mundo que se ha instalado bajo mar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear