Por Nacho Palou — 7 de Abril de 2014

Muy probablemente posar en el momento de hacerse una foto es una constumbre social impuesta por las limitaciones técnicas de las primeras cámaras y métodos de fotografía, que requerían mantener la pose durante períodos de tiempo prolongados para que la escena quedase grabada en las placas y películas de antaño, muy poco sensibles a la luz.

Durante mucho tiempo había que mantener la pose durante tanto tiempo —hasta media hora al principio de los tiempos— que incluso existían artilugios para mantener la pose de los sujetos retratados,

Why do we pose for photos? — La gente está acostumbrada a posar para hacerse una foto. Es lo que esperan. Un hábito adquirido a partir de los requerimientos técnicos del pasado (...) la costumbre de posar también afecta a la capacidad de los fotógrafos para tomar imágenes que resulten más naturales. Probablemente alguna vez te hayas visto fotografiado sin aviso previo, por ejemplo desde un lado, y te haya resultado raro verte así y hasta te haya costado reconocerte fotografiado de esa manera, sin haberte podido preparar antes de la foto. Tanto es así que a pesar de los avances en la fotografía la idea de posar todavía se aplica. Me pregunto si posar sería una costumbre tan arraigada si las primeras cámaras hubieran sido tan capaces como las actuales.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear