Por Nacho Palou — 19 de Enero de 2016

Bor-4S
Modelo a escala 1:2 de la BOR-4 de 1982, en Wikipedia

En Ars Technica, NASA’s newest cargo spacecraft began life as a Soviet space plan,

El Dream Chaser tiene sus raíces en la serie BOR, por «Беспилотный орбитальный ракетоплан» o cohete alado orbital no tripulado, que derivaba a su vez del prototipo de avión espacial soviético MiG-105. El BOR-1 se probó por vez primera en 1969, lanzado desde una altitud de 100 km para estudiar diferentes variantes de escudos térmicos para vehículos alados.

Esta misma semana la NASA ha añadido el avión espacial Dream Chaser a su flota de naves.

La ironía del asunto está en que los sucesivos aviones espaciales BOR —ninguno de los cuales llegó a entrar en servicio— acabaron derivando en la lanzadera espacial Burán que tantas risas causó en occidente por el enorme y hasta exagerado parecido que guardaba con las lanzaderas espaciales de la NASA.

El BOR-5 era prácticamente una versión ‘a escala’ (con 3,85 metros de largo) de la Burán posterior (30,85 metros de largo).

La Unión Soviética comenzó a desarrollar la enorme Burán justo a la vez que EE UU empezaba a mostrar más interés por lanzaderas de menor tamaño, incluso no tripuladas, como las BOR soviéticas, debido muy en parte al desastre del Challenger en 1986.

Ed13-0215-72
El Dream Chaser de Sierra Nevada Corporation en las instalaciones de prueba de la NASA. Foto: NASA.

De modo que el pájaro que hoy conocemos como Dream Chaser comenzó como un avión espacial soviético replicado en los EE UU a partir de fotografías espías pero cuyo desarrollo se canceló cuando rusos y americanos comenzaron a volar juntos al espacio. Pájaro que, finalmente, puede tener la oportunidad de levantar el vuelo como estaba previsto en un principio.

«En un principio» hace ya 50 años.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear