Por @Alvy — 21 de Octubre de 2018

La gente del equipo de UPS Airlines se ha entretenido en grabar este vídeo de cómo graban vídeos de sus aviones, así que esto sería una especie de metavideo en versión «aire-aire». Básicamente muestran el proceso de cómo se sigue desde un avión pequeño (un Learjet) o un helicóptero a un avión de carga más grande, como puede ser un Boeing 767, para grabar imágenes muy espectaculares.

Aprovechando la ocasión y las horas más apropiadas del día con amaneceres y atardeceres llamativos graban también un Boeing 757 y un MD-11. El equipo de grabación no es una simple cámara, más bien un sistema altamente profesional y especializado de cámaras y lentes (00:45) que va montado bajo el fuselaje y con el que se puede seguir al avión «protagonista» mientras se hacen pasadas cerca de él.

Los fotógrafos y videógrafos van en su cabina o bien controlando las cámaras desde un equipo portátil o bien haciendo tomas a distancia – por ejemplo en los despegues, aterrizajes y mientras las aeronaves ruedan por la pista. Luego esas tomas y fotografías se utilizan en diversos materiales promocionales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Octubre de 2018

Este vídeo acongoja un poco al verlo, pero aunque es un caso claro de ¡pa habernos matao! acaba bien. Muestra el procedimiento totalmente calmado y responsable que ejecuta un piloto cuando tras intentar encender las luces de aterrizaje su Cessna 172 sufre un fallo eléctrico total en la avioneta. Algo que normalmente es malo, pero que de noche es mucho peor.

Peor todavía si encima la torre de control del aeródromo ha cerrado y ya no hay nadie en la frecuencia de radio ni queda nada visible por allí, excepto las luces principales de la pista.

Y sumamente peor cuando en plena maniobra las luces hacen ¡puf! como cuando el controlador tiral del cable Aterriza como puedas y la pista se apaga completamente, a segundos de hacer la toma.

El vídeo está narrado por FlightChops quien explica lo que sucede en cada momento. Dice que aunque es una situación «para la que todo piloto está entrenado» el protagonista tenía sólo 60 horas de vuelo y los dos pasajeros que llevaba eran no-pilotos, así que excepto ayudar sujetando la –providencial– linterna de luz roja poco más podían hacer.

El incidente comienza en 01:35 y se van describiendo todos los pasos: primero van fallando todos los instrumentos e iluminación, pese a lo que la avioneta todavía se puede manejar –excepto los flaps si son eléctricos–. Habiendo visto la pista a lo lejos, el piloto intenta llegar y de hecho consigue encararla bastante bien. El problema surge cuando de repente se apagan las luces la lista. ¡Glups!

Por suerte la vista humana es mejor que la de las cámaras y ya estaba acostumbrada a la oscuridad, de modo que se podía ver más de lo que muestran los imágenes – lo suficiente como para recorrer los últimos cientos de metros y tomar tierra.

Las lecciones que dicen que se aprende de este incidente son conservar la calma ante todo, no preocupar innecesariamente a los pasajeros y a que hay que llevar en el kit de piloto siempre la linterna para las emergencias y también una radio portátil, que funcione por batería y pueda servir ante esta situación. Irónicamente el piloto del avión sí que la llevaba pero se da cuenta demasiado tarde y no puede ponerse a comprobar las frecuencias ni si la batería está bien, etcétera.

Por suerte todo salió bien así que el piloto queda nombrado aspirante a Sully para pequeñas aeronaves. Porque hay que ver no sólo lo bien que lo hizo sino cómo mantenía la calma hasta cuando abren la puerta y salen de la cabina, como si tal cosa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 12 de Octubre de 2018

El SQ22 en FlightRadar24

Singapore Airlines acaba de recuperar su vuelo entre Singapur y el aeropuerto de Newark en Nueva York, que es el vuelo comercial más largo del mundo. En este primer vuelo de la segunda etapa del SQ22, llevado a cabo entre el 11 y el 12 de octubre de 2018, el vuelo recorrió 16.700 kilómetros en 17 horas y 25 minutos, algo más que los 15.344 kilómetros que separan ambos aeropuertos en línea recta.

Es la segunda vez que Singapore lo intenta con esta ruta, que estrenó en 2004 y que mantuvo hasta 2013 cuando quedó claro que los Airbus A340-500 con los que la volaba consumían demasiado como para que, con los precios de los combustibles, saliera rentable.

La diferencia ahora está en el Airbus A350-900 ULR con el que la vuela, un avión diseñado para tener las patas muy largas de hecho es el avión comercial de más largo alcance del mundo del momento, pues es capaz de mantenerse algo más de 20 horas en el aire y volar casi 18.000 kilómetros sin parar a repostar.

Esta capacidad viene de un sistema de combustible modificado capaz de almacenar 165.000 litros de combustible –24.000 más que el A350-900 en el que está basado– y una serie de mejoras aerodinámicas que entre otras cosas incluyen unos sharklets (las puntas curvas de las alas) más grandes. Estos nuevos sharklets, de hecho, se están montando de serie ahora en los nuevos Airbus A350 una vez comprobada su eficacia y el primer A350 en recibirlos ha sido precisamente el Plácido Domingo, el primer A350 de Iberia.

El 9V-SGA en su vuelo de entrega
El primero de los A350-900 ULR de los 17 que tiene pedidos Singapore Airlines en su vuelo de entrega – A. Doumenjou/Master Films

Eso sí, para cumplir con la normativa de descanso de las tripulaciones el SQ22 y el SQ21, el vuelo inverso, tienen que llevar a bordo dos pilotos y dos primeros oficiales que se van turnando para mantenerse descansados. La cabina de pasajeros va atendida por 17 TCP.

Tendrá que ser el mercado el que diga si hay suficiente demanda para este vuelo directo, más caro que los vuelos con escalas, como para que sea viable mantenerlo, A350-900 ULR o no.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 11 de Octubre de 2018

Con el capitán Martin Hoell, a la sazón jefe de la flota Airbus de la aerolínea, y el primer oficial Peter Jaehner a los mandos este vídeo recoge la preparación para el aterrizaje y la llegada al parking del primer vuelo de un Airbus A350-900 de Lufthansa al aeropuerto de Boston, arco de agua de los bomberos incluido.

Es una oportunidad de echar un ojo a esta cabina de cristal en la que llama la atención que no hay instrumentos analógicos de respaldo. Pero es que cualquiera de las pantallas –sus funciones son intercambiables– puede ser usada para mostrar los datos básicos de navegación. Y además hay tres sistemas informáticos independientes que las manejan, junto con tres formas también independientes de proporcionarles electricidad, así que parece complicado que todo pueda fallar a la vez.

Un par de detalles curiosos del vídeo son cuando el controlador les indica que hay un tráfico marítimo que va a pasar por debajo de su senda de planeo y las aparentemente cortísimas listas de comprobación. Pero es que las listas se van actualizando automáticamente y para cuando el capitán pide la lista de comprobación de aparcamiento sólo queda por armar el freno, por eso sólo le queda un punto a la lista; si la hubiera pedido antes habrían aparecido otros ítems que el capitán y el primer oficial ya han ido ejecutando de memoria.

El vídeo está extraído de Boston | A350 «Lufthansa's next Topmodel», una de las producciones de PilotsEYE.tv que cubre todo el vuelo junto con algunos extras como las visitas de Hoell a la planta de ensamblado final de Airbus en Hamburgo y Bremen o el vuelo de aceptación de uno de los A350 por parte de los pilotos de Lufthansa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear