Por @Wicho — 19 de Julio de 2021

Trasteando por YouTube me he encontrado con The Strangest Aircraft Ever Built: The Soviet Union's VVA-14N, un vídeo dedicado al Bartini Beriev VVA-14, un extraño híbridido de avión y ekranoplano. Contiene algunas de las mejores imágenes que he visto jamás de este extraño aparato, aunque sean modelos en 3D. El VVA-14 estaba diseñado para aprovechar el efecto suelo, como un ekranoplano, y volar a pocos metros del suelo, o más bien del mar. Pero a la vez estaba dotado de unas alas de 30 metros de envergadura que le habrían permitido alcanzar una altitud de unos 10 kilómetros o 33.000 pies.

El diseño surgió de la necesidad de la Unión Soviética de poder patrullar sus aproximadamente 70.000 kilómetros de costa ante la amenaza de los submarinos lanzamisiles estadounidenses. La idea de Robert Bartini fue desarrollar una aeronave capaz de usar el efecto suelo para llevar grandes cargas a gran velocidad a grandes distancias. Pero a la vez dotarla de la capacidad de despegue y aterrizaje vertical (VTOL) que le permitiría operar desde cualquier superficie, ya fuera sólida o acuática.

Seguir leyendo: «El curiosísimo Bartini Beriev VVA-14: medio avión, medio ekranoplano»

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 15 de Julio de 2021

Este vídeo que resume un viaje de Kiev a Leipzig el Antonov An-225 Mriya. Y es, con toda seguridad, lo más cerca que la inmensa mayoría de las personas con aerotrastorno lo vamos a ver, en especial desde el aire, ya que recoge tomas hechas con un dron¹ en coordinación con la tripulación y control aéreo. Además incluye algunas tomas de la enorme bodega de carga del avión y del interior de la cabina; allí llama la atención como es necesario usar las dos manos para mover algunos de los controles de la consola central.

El avión que sale en el video es el único ejemplar terminado de construir del An-225, aunque hay otro a medio terminar desde hace años. Es el avión en servicio regular más grande del mundo y, con diferencia, el que más peso al despegue soporta, con hasta 640 toneladas. Fue construido para poder transportar de un lado a otro los transbordadores espaciales del programa Burán soviético.

El vídeo está en el canal de Dmytro Antonov, el piloto jefe de Antonov Airlines (no, no es coña). Es quien se pasa los tres primeros minutos del vídeo hablando del procedimiento de precalentado de los motores D-18 del Mriya. Un procedimiento que no siempre es del agrado de quienes tienen que esperar los cuatro minutos que necesitan para ello una vez que están en la cabecera de la pista listos para despegar. El canal contiene más vídeos acerca del trabajo del personal y los aviones de la aerolínea.

_____
¹ Sí, a la persona que estaba operando el dron es para darle una colleja por la caída de encuadre que hay cuando el Mriya apenas acaba de irse al aire.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 13 de Julio de 2021

Un 787 con el mamparo frontal a la vista – Boeing
Un 787 con el mamparo frontal a la vista – Boeing

Parece el cuento de no acabar pero Boeing ha encontrado un nuevo problema de ensamblado en el 787. En esta ocasión se trata de la unión del mamparo frontal de presión al resto del fuselaje. Es una pieza que va montada por delante del panel de instrumentos de la tripulación y que, por decirlo así, hace de tapón delantero del fuselaje para que pueda mantener la presión de aire en su interior.

El asunto, al parecer, está en que los de algunos ejemplares han sido montados fuera de especificación, dejando huecos demasiado grandes. Aunque los huecos son de milésimas de milímetro. Pero aunque tanto Boeing como la Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) insisten en que no comprometen la seguridad de los aviones pero que en cualquier caso hay que corregir esos fallos. Afecta tanto a aviones aún sin entregar como a aviones ya en servicio; Boeing y la FAA están estudiando si hay que hacer algún tipo de reparación en los aviones que ya están volando.

El nuevo problema se une a otros tres problemas más que afectan al ensamblado del 787: hasta tres problemas distintos que afectaban a la producción del 787: uno que afectaba al encaje de unas secciones del fuselaje con otras; otro con el ensamblado del timón de dirección; y uno más que afectaba al timón de profundidad.

Esos tres problemas obligaron a Boeing a detener las entregas de 787 de octubre de 2020 a marzo de 2021. Pero en mayo la FAA les obligó a pararlas de nuevo porque no tenía claro del todo que las correcciones se estuvieran llevando a cabo y midiendo de forma adecuada.

Así que el nuevo problema con la mampara frontal junto con los problemas anteriormente detectados impedirá a Boeing entregar este año los aproximadamente 100 ejemplares que tiene ya montados pero que aún no ha puesto en manos de las aerolíneas; dicen que quizás podrán entregar la mitad o así en lugar de todos como habían anunciado en su momento.

De nuevo malas noticias para Boeing, que además del fiasco del 737 MAX, del que está empezando a salir, tiene también problemas con el avión nodriza KC-46 Pegasus, con la cápsula espacial tripulada Starliner, y con el cohete SLS que está desarrollando para el programa Artemisa de la NASA.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 11 de Julio de 2021

Casi 17 años después de que lo viéramos tan cerca cuando el SpaceShipOne ganó el Ansari X Prize por fin Richard Branson ha conseguido hacer realidad su suelo de viajar «al espacio» en el VSS Unity, el segundo SpaceShipTwo de Virgin Galactic.

Ha sido un vuelo suborbital –el avión cohete de Virgin Galactic no está diseñado para entrar en órbita– en el que tras ser liberado desde el VMS Eve, su avión nodriza, el VSS Unity alcanzó una altura máxima de 86 kilómetros (53,5 millas). En lo más alto del vuelo la tripulación experimentó unos cuatro minutos de caída libre –de ingravidez, para entendernos–.

Volaban con él Dave Mackay como piloto; Michael Masucci como copiloto; Beth Moses, la instructora jefa de astronautas de la empresa; Colin Bennett, Ingeniero Jefe de Operaciones, que se encargará de evaluar los procedimientos en la cabina; y Sirisha Bandla, Vicepresidenta de Asuntos Gubernamentales y Operaciones de Investigación, que se encargará de evaluar la experiencia de los investigadores.

Branson disfrutando del vuelo – Virgin Orbit
Branson disfrutando del vuelo – Virgin Orbit

Pero como llevo diciendo desde hace tiempo el vuelo de hoy –el tercero propulsado del VSS unity, el vigésimo segundo en total de esta aeronave– no ha llegado al espacio según la definición de la Federación Aeronáutica Internacional, que por ahora lo coloca en los 100 kilómetros. Sí lo ha hecho según la NASA o la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA), que ponen este limite en las 50 millas, unos 80 kilómetros.

Que tampoco pasaría nada de no ser porque al principio Branson hablaba claramente de sobrepasar los 100 kilómetros como de hecho hizo el SpaceShipOne; lo de pasar a utilizar la definición de la FAA y la NASA no deja de ser un poco como hacerse trampas al solitario.

A Virgin Galactic aún le quedan dos vuelos de prueba más –de hecho Branson iba a ir en el último de ellos pero le entraron las prisas para así ganarle a Jeff Bezos, quien tiene previsto ir al espacio el próximo día 20– antes de que vayan a empezar billetes al público en general. Aunque al menos ya tienen permiso para empezar a hacer esos vuelos. Siendo público en general quien pueda pagar los aproximadamente 250.000 dólares que se estima que costarán los billetes «al espacio» de Virgin Galactic, claro. Los vuelos comerciales podrían empezar a principios de 2022. O no.

Una opción es comprar rifas para un par de plazas en alguno de los primeros vuelos comerciales de Virgin Galactic. Cuantas más rifas, más opciones. Como en la lotería.

En cualquier caso hayan alcanzado el espacio o no, ha sido una experiencia que me pone los dientes largos y en la que participaría gustoso.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD