Por @Wicho — 28 de Mayo de 2020

Virgin Orbit ha publicado más información acerca del primer lanzamiento de un cohete LauncherOne en Mission recap: our first launch demo. La nota dice que durante unos 9 segundos después de la separación del avión nodriza todo funcionó a la perfección. Eso incluye la separación propiamente dicha, la caída libre controlada, el encendido del cohete, y la parte inicial del vuelo guiado y propulsado.

De hecho en el vídeo se ve como tras encenderse el motor el cohete levanta el morro, apuntando ligeramente hacia arriba, como debe ser. Pero –esto sólo se ve en la toma realizada desde el avión nodriza– unos cuatro segundos después de encenderse el motor se apagó, con lo que el cohete empezó a caer de morro. Aunque no se despanzurró en el aire como habíamos pensado.

Además, al haber llevado a cabo el lanzamiento en una zona de espacio aéreo reservado para ello el cohete cayó sin poner en peligro a ninguna otra aeronave ni a nadie en tierra porque la posible trayectoria de caída estaba calculada para caer en el mar llegado el caso.

No saben todavía lo que pasó para que se parara el motor pero aseguran tener datos de cientos de canales y sensores, lo que les permitirá averiguar por qué se paró el motor, hacer las correcciones pertinentes, y volver a intentarlo.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 26 de Mayo de 2020

El primer LauncherOne en el aire - Virgin Orbit
El primer LauncherOne en el aire - Virgin Orbit

Con un día de retraso sobre la previsión inicial ante la necesidad de solucionar un problema con un sensor Virgin Orbit llevó a cabo el lanzamiento de su primer cohete LauncherOne el 25 de mayo de 2020.

Todo fue a la perfección hasta la separación del cohete de su avión nodriza a eso de las 21:50, hora peninsular española, y durante los primeros segundos de vuelo. De hecho se llegó a encender el motor Newton 3 de la primera etapa del cohete tal y como se puede ver en la foto. Pero poco después la misión «terminó de modo seguro».

Virgin Orbit aún no ha aclarado si el cohete decidió despanzurrarse motu proprio, lo que en términos técnicos viene siendo un evento RUD, de rapid unscheduled dissasembly, desensamblado rápido no programado, o si se activó en remoto la destrucción del cohete por estarse saliendo el vuelo de los parámetros establecidos.

En cualquier caso tienen otro cohete casi listo para ser lanzado y varios más en proceso de ser terminados. Así que en cuanto hayan determinado el origen del fallo y hayan ejecutado las correcciones pertinentes podrán probar de nuevo.

LauncherOne es un cohete no reutilizable de dos etapas. Está diseñado para situar en órbita baja terrestre de baja inclinación (paralelas o casi al ecuador) cargas de hasta 500 kilos y de hasta 300 kilos en órbita sincrónica al Sol de 500 kilómetros. Puede no parecer gran cosa pero ese es el segmento de mercado de más demanda.

Lanzarlo desde un avión permite escoger el sitio de lanzamiento de acuerdo con la órbita objetivo. Y además, al volar por encima de las nubes y del mal tiempo, hace que la meteorología sea un factor mucho menos determinante, ya que Cosmic Girl, el avión nodriza, puede despegar en condiciones mucho peores que cualquier cohete.

Otra cosa será que haya mercado para ese tipo de lanzamientos, pero primero tendrá que haberlos.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 23 de Mayo de 2020

Destin de Smarter Everyday no hace más que darnos envidia con sus vídeos y ahora se ha ido a volar con los Thunderbirds. Que en este contexto no son una serie de televisión sino el equipo acrobático de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Destin se creía medianamente preparado para el vuelo con los Thunderbirds porque hace algún tiempo había volado en un T-38 Talon. Pero un T-38 es un entrenador. Supersónico pero entrenador. Sin embargo los F-16 de los Thunderbirds son cazas… y no es lo mismo, como nuestro intrépido youtuber pudo comprobar.

Pero tendréis que ver el vídeo para ver lo que pasa; también os aconsejo ver el vídeo para comprobar qué sucede cuando pasas de Mach 1, la velocidad del sonido. Y de paso una explicación de por qué nos mareamos con el movimiento. Aunque para darnos esa explicación Destin se haya ido al Neutral Buoyancy Laboratory, la enorme piscina en la que se entrenan las tripulaciones de la NASA para los paseos espaciales. Supongo que por dar un poquitín más de envidia.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 22 de Mayo de 2020

Primer despliegue de un LauncherOne – Virgin Orbit
Primer despliegue de prueba de un LauncherOne – Virgin Orbit

Tras haber dejado caer uno –intencionadamente– en julio de 2019 Virgin Orbit está lista para intentar el primer lanzamiento real de uno de sus cohetes Launcher One. Disponen de dos ventanas de lanzamiento. Una es el domingo 24 de mayo y la otra el lunes 25. Ambas van de las 19:00 a las 23:00, hora peninsular española.

En esta ocasión lo que está previsto es que el motor del Launcher One se encienda tras ser soltado desde el Cosmic Girl e intente entrar en órbita. La empresa es consciente de que es muy difícil que lo consigan en el primer intento pero lo que esperan es poder obtener todos los datos posibles durante el lanzamiento. Y en el caso de que suene la flauta el cohete lleva una pequeña carga útil que les permitirá seguir recopilando datos.

LauncherOne es un cohete no reutilizable de dos etapas. Está diseñado para situar en órbita baja terrestre de baja inclinación (paralelas o casi al ecuador) cargas de hasta 500 kilos y de hasta 300 kilos en órbita sincrónica al Sol de 500 kilómetros. La idea de lanzarlo desde un avión permite escoger el sitio de lanzamiento de acuerdo con la órbita objetivo. Y además, al volar por encima de las nubes y del mal tiempo, hace que la meteorología sea un factor mucho menos determinante, ya que Cosmic Girl puede despegar en condiciones mucho peores que cualquier cohete.

Lo que no está claro es si hay un mercado para este tipo de lanzamientos: hay que tener en cuenta que el Pegasus–XL, un cohete de Northrop Grumman que también se lanza desde un avión, apenas ha hecho 44 lanzamientos en 40 años de servicio. Eso sí, el coste de cada lanzamiento de un Pegasus–XL anda por los 40 millones de dólares mientras que según Virgin Orbit el de cada Launcher One anda por los 10. Y el Electrón de Rocket Lab también es una dura competencia.

Lamentablemente no habrá retransmisión en directo del intento; todo lo más la empresa promete ir dando actualizaciones a través de su cuenta de Twitter, @Virgin_Orbit.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear