Por @Alvy — 13 de Abril de 2018

Hay que reconocer que el vídeo es precioso y cualquier cosa que medio-vuele mola. Además es digno de cualquier serie de dibujos animados utópica estilo Jetsons. Pero este «invento» entra directo al Top 3 de los conceptos más absurdos que se hayan visto en mucho tiempo: un tren volador. Desde luego imaginación le ha echado su creador, el ruso Semenov Dahir Kurmanbievich, además de muchos recursos y paciencia – aunque muchos problemas obvios parece que se han quedado sin solución aparente.

Se le pueden poner muchas pegas al «tren volador», pero por mencionar solo algunas y no cebarnos:

  • Tiene alguna de las ventajas del avión (velocidad: 500 km/h) pero requiere de toda la infraestructura del tren y las limitaciones que ello supone. Necesita un monorraíl que básicamente es lo mismo –o peor– que las vías férreas.
  • Su capacidad es la de un tren (y calculan que cabrían entre 1.000 y 2.000 personas), pero el diseño en versión XXXXL probablemente estaría limitado por la potencia de los motores y por «tener que volar».
  • Aunque podría volar libremente tiene que ir unido a tierra mediante una gigantesca barra de acero –bastante frágil a simple vista– por donde se transporta la electricidad para los motores (que no es poca).
  • A pesar de ser como un tren tiene que aterrizar y despegar; a pesar de ser como un avión cuando está parado ocupa una estación completa como los trenes. Además sólo cabe un monorraíl por estación – impidiendo la circulación de otros trenes voladores durante ese tiempo. Ni idea si podría detenerse en cualquier punto intermedio en caso de emergencia.
  • Por si fuera poco: el despegue utiliza motores verticales y alas móviles, algo prácticamente abandonado en la industria de la aviación comercial por poco práctico y problemático.

En fin, sólo cabe desearle suerte al ingenio, porque las leyes de la física serán inapelables con él. Por si alguien no se lo cree todavía: dicen que están construyendo cuatro. Si llega a buen puerto (o trenpuerto) prometo intentar hacer un viajecito.

(Vía Core 77, donde adjetivan el invento del «siempre imaginativo ruso» como «inusual concepto de transporte».)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear