Por @Wicho — 25 de Marzo de 2018

De un lado del mundo al otro

El Boeing 787-9 con matrícula VH-ZND ha llevado a cabo el primer servicio del vuelo QF9 de Qantas, que une las ciudades de Perth y Londres en una ruta de 14.500 kilómetros y, en este primer vuelo, 17 horas y 3 minutos sin escalas. Eso sí, de Melbourne, que es donde comienza el vuelo, a Perth son seis horas de vuelo más, que Australia es un país enorme.

En cualquier caso es un cambio considerable respecto a cuando los Super Constellation empezaron a volar entre Australia y el reino Unido y tardaban casi 64 horas desde Sidney a Londres, con varias escalas para repostar y cambiar de tripulación. O frente a las 35 horas de los primeros Boeing 707 y sus ocho escalas. Y son como tres o cuatro horas de ahorro frente a los vuelos actuales con escala para repostar o cambiar de avión en oriente medio.

Otra gran diferencia está en el precio. Un billete de ida y vuelta en los Super Constellation costaba 75 veces el sueldo medio semanal en Australia de la época mientras que Qantas dice que puedes conseguir un billete en el QF9 por menos de lo que se gana ahora en una semana. Aunque supongo que para pillar un billete a ese precio tienen que alinearse los planetas y tus chakras o algo así.

La ruta del QF9 no será siempre la misma sino que será ajustada en función de los vientos predominantes cada día para que el avión pueda volar más rápido y de forma más eficiente. La aerolínea ha estudiado datos de diez años de vientos para preparar estas rutas.

Emily

Iban a los mandos los capitanes Lisa Norman y Jeff Foote, el primer oficial Dave Summergreene, y el segundo oficial Troy Lane, que se van turnando para que siempre haya uno o dos pilotos descansando. Los acompañaban 16 tripulantes de cabina de pasajeros para atender a los ocupantes del avión, configurado para llevar un máximo de 236 pasajeros frente a los, por ejemplo, 333 que llevan los 787 de Air Europa.

Qantas dice que los 14.500 kilómetros que recorre hacen del QF9 el tercer vuelo comercial más largo del mundo y el más largo operado por un 787. Toda una diferencia con los apenas dos kilómetros del vuelo entre Westray y Papa Westray en las Orcadas, el vuelo comercial más corto del mundo, o con los 21 del vuelo internacional más corto del mundo.

(Algunos datos vía La Vanguardia).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear