Por @Wicho — 25 de Octubre de 2015

El Avro Vulcan, con un total de 136 unidades construidas, formó la columna dorsal de la Fuerza V de la Real Fuerza Aérea Británica, su fuerza de bombardeo estratégico nuclear.

Junto con el Vulcan formaban esta fuerza el Handley Page Victor, del que se llegaron a fabricar 76 unidades, y el Vickers Valiant, del que se fabricaron 107 unidades.

Pero si algo distinguía al Vulcan de sus compañeros era que era un avión extremadamente maniobrable. Aún con el tamaño de un Airbus A320, un avión de pasajeros actual, su ala delta y unas superficies de mando muy potentes hacían que, en palabras de sus pilotos, volara como un caza.

De hecho el Vulcan es el único de los bombarderos V, y de los pocos bombarderos de la historia, que tiene una palanca de mando para pilotarlo en lugar de los tradicionales cuernos de un avión menos maniobrable.

Afortunadamente el Vulcan nunca tuvo que demostrar sus habilidades como bombardero nuclear, y sólo al final de su carrera, cuando estaba a punto de ser retirado, tomó parte en un conflicto armado, el de las islas Malvinas, llevando a cabo las misiones de bombardeo más largas de la historia.

Retirado del servicio activo con la RAF en 1984, aunque siguió haciendo exhibiciones con esta hasta 1992, el Avro Vulcan XH558 es el único Vulcan aún en vuelo, y en el vídeo se arriba, grabado durante el RIAT de 2015, que combina imágenes tomadas desde tierra con imágenes grabadas desde la cabina, se puede apreciar su maniobrabilidad.

El Vulcan XH558 en RIAT 2015
El Vulcan XH558 en RIAT 2015 – Airwolfhound en Wikipedia


Lamentablemente, octubre de 2015 será el último mes en el que el XH558 pueda volar, ya que tanto el avión en sí como sus motores han superado su vida útil, lo que es un riesgo de seguridad que las empresas que se encargan de su mantenimiento no quieren afrontar; además, es cada vez más complicado conseguir piezas de repuesto y cada vez hay menos personas en activo con experiencia en este avión.

La idea es, de todos modos, que el XH558 pueda ser mantenido en funcionamiento, y aunque no vuele, rodará por la pista, con lo que seguirá siendo posible oír el pitido de sus cuatro Bristol Olympus 202, algo que aspiro a ver en vivo y en directo alguna vez.

Pero envidio mucho a mis amigos aerotrastornados que han podido verlo en vuelo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear