Por Nacho Palou — 17 de Mayo de 2017

El vídeo de Tech Insider muestra el proceso completo que conlleva cambiar de color por completo un avión. En concreto se trata de una unidad de la compañía Virgin Blue de Australia. Al inicio del proceso de repintado el avión es completamente rojo y al final del proceso es blanco casi en su totalidad.

Lo más espectacular del asunto es cómo se elimina la pintura vieja: el avión se rocía (cuidadosamente, eso sí, protegiendo las partes delicadas y las partes sin pintura) con disolvente que, en una noche, deshace la pintura roja — la cual a la mañana siguiente se ha desecho y ha “chorreado” del avión al suelo, donde yace convertida en una especie de sopa pastosa.

En total son necesarios 11 días de trabajo y casi 260 litros de pintura para repintar cada avión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear