Por @Wicho — 17 de Octubre de 2012

B777 de Air Canada
Un B777 de Air Canada como el que realizaba el vuelo AC033

Los pasajeros y tripulantes del vuelo AC033 de Air Canada de Vancouver a Sydney del 15 de octubre de 2012 tienen toda una historia que contar, ya que las autoridades australianas le pidieron a su comandante que echara una mano para localizar un yate a punto de hundirse a unos 500 kilómetros al este de Sydney: Air Canada flight finds Sydney yacht in Tasman Sea.

Dado que tenían combustible de reserva más que suficiente el comandante decidió atender a la petición y tras descender a una altura de 1.800 metros empezó a recorrer la zona estimada hasta que por fin localizaron el yate.

Tras pasar la situación de este a las autoridades tomaron de nuevo rumbo a Sydney, a donde llegaron con unos 90 minutos de retraso sobre el horario previsto, aunque en su mayor parte este retraso fue debido a un desvío que habían hecho antes para esquivar una zona de mal tiempo.

Después sería un A320 de Air New Zealand el que pasara por allí, antes de que finalmente un Dornier 328 SAR de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima le dejara caer al náufrago una balsa y un teléfono por satélite.

Luego un portacontenedores, el ANL Benalia, se situó a su lado para protegerlo de los fuertes vientos hasta que la Nemesis, un buque patrulla de Nueva Gales del Sur lo rescatara.

Pero dentro de lo que cabe los tripulantes del AC033 lo tenían fácil, ya que sabían más o menos donde estaba el yate.

Lo tuvieron mucho más complicado los tripulantes del vuelo TE 103 de Air New Zealand de Fiji a Auckland, quienes el 22 de diciembre de 1978 recibieron una llamada similar para intentar localizar una Cessna 188 que estaba perdida en algún lugar sin determinar al este de la isla Norfolk al haberse estropeado su ADF, el instrumento que debía haber llevado a su piloto hasta allí en su vuelo desde Pago Pago.

Cessna 188
Cessna 188 - Foto CC por RuthAS

Sin radar aire-aire, usando hábilmente la posición de ambos aviones respecto al Sol, la diferencia de tiempo entre que desde un avión y otro se vio la puesta de este, y técnicas de búsqueda mediante el contacto por radio los tripulantes del TE 103 consiguieron finalmente dar con la Cessna y dirigirla a su destino, a donde llegó los pelos ya que se estaba quedando sin combustible.

No es, de todos modos, habitual que los aviones de pasajeros tengan que hacer este tipo de cosas.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

11 comentarios

#1 — Adrían

En estos casos en los que se movilizan tantos recursos para el rescate, siempre me he preguntado quien acarrea con el coste y a cuanto puede ascender la cifra...

#2 — C6TR

La cifra puede ser muy alta.
El valor de la operación de rescate, inconmensurable.

¿En qué año estamos?

#3 — Adrían

A ver, no me malinterpretes C6TR, por supuesto que el salvar la vida de una persona no tiene precio. solo es simple curiosidad.

#4 — C6TR

Adrían

Basta que llames a una empresa de vuelos turísticos y preguntes el precio de un paseo. Volar es una de las cosas mas costosas que existen.

Aunque en ésta operación se economizó al hacer un uso inteligente y práctico de todos los recursos, própios y "ajenos".

A quienes les pica esto es a los que no entienden realmente (y no me refiero a ti) el sentido de salvar una vida por muy torpe que sea el rescatado, y se empeñen en poner un taxímetro a los aparatos de rescate. Solo falta que el sujeto del rescate se ponga a negociar con el 112 "¿Pagará en efectivo o con tarjeta?"

#5 — gregorio diaz

Sobre el tema dire que un buen profesional que se respete siempre estará dispuesto ayudar a cualquier nave o aeronave en caso de pérdida de orientación o navegación. Recuerdo un caso en el año 1986 le brindamos ayuda a tres aeronaves ligeras en el Atlántico norte que volaban de Nassarsuak a Reijavik y los vientos los derivaron muy al sur de Islandia. Nosotros les dimos vectores para corregirles la deriva gracias a que nuestra aeronave Ant-26 contaba con VHF-gonio y así lograron enrutarse de nuevo hacia el VOR de Keflavik. Eso nunca lo he olvidado. Fue tremenda recompensa tirarles ese cabo… Gracias.

#6 — Manuel L

Que envidia esos pilotos... Primero y obvio por poder ayudar a alguien en apuros (Cualquier piloto, marinero, etc. sabe que cualquier día te pasa a ti), y segundo por salir de la aburrida rutina de los vuelos de línea y bajarse a 5000 pies, sacar la cabeza de los instrumentos y participar de una búsqueda así.
Hubiese disfrutado mucho en esa cabina.

#7 — hw

Creo que está película esta basada en el incidente del Cessna:

Mercy Mission: The Rescue of Flight 771

#8 — Wicho

En efecto, Mercy Mission está basada en ese incidente, aunque con unas cuantas licencias poéticas ;-)

De todas formas, describe bastante bien el proceso de búsqueda de la Cessna por parte de los tripulantes del TE 103.

#9 — serrablo

En cualquier momento y situación, si puedes ayudar a alguien en apuros solo piensas en ello, lo demas carece de importancia. Que clase de personas seríamos si solo pensaramos en el costo de esa ayuda para decidir el hacerla

#10 — joaquin

Sin duda una vida no tiene precio, sobre todo la de los profesionales que se la juegan cada dia ayudando a irresponsables que no saben medir sus actos. Rescates en alta montaña, en mares encrespados, en simas inalcanzables... Ellos nunca van a renunciar a jugarse la vida por estos irresponsables, pero a mi entender es mas valiosa la vida de un bombero experto en alpinismo que la de un dominguero. Si la prevision habla de vientos de 50 nudos, no salgas a la mar, si lo haces, asume tu responsabilidad, pon el barco al pairo, y no hagas perder la vida a un padre de familia que jamas abria salido a la mar con ese temporal.Lo menos que le puede pasar a esta retaila de domingueros es que despues de un exitoso rescate les caiga todo el peso de la ley ante su irresponsabilidad.

#11 — Azote

Cuanto comentario de mundo de Yupi.

No hay mucho que discutir cuando podemos ayudar con nuestro tiempo a salvar la vida de alguien (si nos tenemos que jugar la vida, la cosa empieza a cambiar), pero este tiempo vale relativamente poco. Ahora, si tenemos que usar 20 toneladas de queroseno y una hora de vuelo de un avión de pasajeros, alguien tiene que pagar la factura. Sea la propia compañía de aviones (por la publicidad que se puede llevar), el seguro del navegante, el gobierno, etc. O creéis que basta con decirle al suministrador de combustible "es que lo hemos gastado en tareas de rescate" para que haga la vista gorda?