Por @Wicho — 15 de Marzo de 2017

El vídeo The Economics of Airline Class hace un repaso a la historia de cómo y por qué las aerolíneas comenzaron a ofrecer distintos tipos de billetes –clases– en sus vuelos.

Al principio volar era tan caro que la experiencia en sí misma era un lujo, independientemente de las condiciones de la cabina, que no eran gran cosa ni comparadas con el asiento más barato que puedas comprar hoy en cualquier aerolínea.

Pero allá por los años 30 y 40 del siglo XX empezaron a vender billetes a diferentes precios con la premisa de que los más baratos podían significar en vuelos con escalas a horas intempestivas mientras que los de primera clase eran en vuelos directos a horas más decentes.

Fue en 1952 cuando empezaron a vender plazas en el mismo avión a distintos precios. La diferencia era que la tarifa turista no ofrecía flexibilidad para cambios y había que comprarla con tiempo, mientras que la normal sí ofrecía flexibilidad y se podía comprar hasta el momento mismo momento de la salida del vuelo, aunque a cambio era más cara, con lo que en principio estaba pensada para vuelos de negocios.

Pero las aerolíneas se encontraron con que cada vez más viajeros de negocios compraban billetes de turista, con lo que tuvieron que buscarse la vida para que les compensara pagar más y conseguir vender básicamente el mismo producto –que te lleven de un sitio a otro– a distintos precios basándose en la experiencia que esto supone en cuanto al tipo de asiento, el espacio entre estos, las comidas que te ofrecen a bordo, y las opciones de entretenimiento a bordo entre otras cosas.

Así que empezaron por separar los asientos business de los de clase turista y por dejar el del medio libre cuando la configuración era de tres asientos, aunque pronto terminaron por cambiar a configuraciones de dos asientos, en especial en las flotas de largo radio. Algunas ofrecían y ofrecen también asientos de primera clase, aunque no demasiadas, porque son billetes más caros y difíciles de vender y que tampoco aportan mucho más a la aerolínea que los de business; de hecho el vídeo afirma que la primera está tendiendo a desaparecer de nuevo porque ganan más con los billetes de business.

El cálculo que hacen en el vídeo es que en un avión lleno 2/3 de los ingresos por ventas de billetes en cada vuelo vienen de los viajeros en primera (si los hay), business, y turista premium (o como se llame) si la hay…

Así que según el vídeo los que vamos en turista estamos básicamente para rellenar el avión, ya que las aerolíneas venderían todas las plazas en business si pudieran y hubiera demanda.

Otra cosa es la historia de las aerolíneas de bajo coste que no ofrecen clases ni nada parecido y juegan a llenar los aviones todo lo posible y a cobrarte por casi cualquier cosa salvo el oxígeno a bordo; también cuentan a menudo con subvenciones para volar de y a ciertos destinos.

Y luego está el hecho de que las aerolíneas juegan continuamente con los precios de los billetes; yo siempre he dicho que si le preguntas al pasaje de un avión cuanto ha pagado por el billete todo el mundo te dirá un precio distinto salvo aquellos pasajeros que lo hayan comprado juntos. Pero eso también es otra historia.

(Gracias, Susana).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear