Por Nacho Palou — 6 de Abril de 2017

Este avión teledirigido construido por Peter Sripol con dos cubos de pollo del KFC aprovecha el efecto Magnus para volar. Este efecto establece que un objeto en rotación (sea una pelota o un cubo para pollo frito) crea un remolino de aire a su alrededor. Estoproduce una zona de alta presión a un lado del objeto en rotación y otra zona de baja presión al otro lado, lo cual causa una fuerza perpendicular a la dirección de la corriente de aire que desplaza al objeto.

Después de todo los aviones vuelan por la diferencia de presión que se produce entre uno y otro lado del ala, siendo indiferente si lo que se mueve es el avión a través del aire o o si lo que se mueve son las alas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear