Por Avión Revue — 26 de Febrero de 2009

Falcon 7 en London City

Por Esther Apesteguía Fotos Dassault. Según informa la compañía Dassault en un comunicado, el último de sus modelos corporativos, el Falcon 7X, acaba de recibir la aprobación para aterrizar y despegar desde el aeropuerto London City: Dassault's Falcon 7X Approved for London City Airport (LCY) Operations.

Falcon 7 en London City
Falcon 7 en London City

La operación desde este aeropuerto dedicado a la aviación corporativa requiere de un permiso especial por las condiciones de su pista y su situación, en el mismo centro de la capital inglesa. Para ser certificado el avión tiene que demostrar que es capaz de aterrizar en la corta pista del aeropuerto (1.319 m para el aterrizaje y 1.199 m para el despegue). Así mismo, debe cumplir con unos exigentes requisitos de emisiones de ruido por la «delicada» situación del aeropuerto.

Las pruebas para recibir la aprobación empezaron en octubre de 2008.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Chairman

El gran problema de EGLC es la senda de aproximación. Para evitar todo lo posible los ruidos y molestias, se diseñaron las aproximaciones ILS a ambas cabeceras con 5,5º, cuando una aproximación ILS estándar según ICAO debería tener unos 3º.

ILS 10 [PDF 80 KB]

ILS 28 [PDF 80 KB]

Esto hace que la velocidad vertical en la aproximación final sea muy elevada, superando ámpliamente los 1.000 pies/minuto que habitualmente se toma como máximo permisible en una operación normal. La solución inmediata para cualquier piloto es hacer un "flare" cómodo y amplio para ajustar la velocidad vertical en la toma. Pero esto consume una gran longitud de pista... y en London City no nos sobra ni un metro.

Para colmo, en la aproximación a la 10 podemos leer claramente un "warning" que nos dice que NO podemos descender de 1.500 pies antes de la milla 2,5 del ILS. Y en la pista contraria, en la 28, podemos ver que los gradientes de ascenso requeridos para la frustrada también superan con mucho los establecidos por ICAO como estándar. Un truco más para el que lo creía fácil.

Otra gran curiosidad es que, en ambas cartas de aproximación, hay mínimos ILS CAT I publicados para cuatro categorías de aeronaves. Una de ellas no es una categoría oficial, si no que es el BAe 146, del cual se dice que es una avión específicamente diseñado para operar en EGLC. (Personalmente, es el único caso que conozco de un aeropuerto que publique mínimos específicos para un modelo de avión).

Por ello, no muchas aeronaves pueden aterrizar con seguridad en este aeropuerto. Y las que lo hacen, lo hacen estilo "shuttle".