Por Nacho Palou — 13 de Septiembre de 2016

Lrc 2016 h1 p stormprep 0902031 1

La imagen fue tomada por el fotógrafo de la NASA David C. Bowman el pasado 2 de septiembre en el hangar que tiene la NASA en la base aérea de Langley en Hampton, Virginia.

A pesar de que el hangar estaba ocupado con un C-130 fue posible meter más de una docena de aviones de combate F-22 Raptor pertenecientes a la Fuerza aérea y ponerlos a resguardo de los fuertes vientos causados por la tormenta tropical Hermine.

En total, la Fuerza aérea de EE UU tiene 187 de estos F-22 Raptors en servicio. A 350 millones de dólares la unidad realmente es una buena idea ponerlos bajo techo en caso de tormenta, aunque para ello sea necesario pedir refugio al vecino civil. Como dato curioso pero inútil, el F-22 requiere 30 horas de mantenimiento por cada hora de vuelo (!)

El hangar que tiene la NASA en la base aérea está preparado para resistir huracanes de categoría 2. Tiene una superficie de casi 8000 m² y una altura de más de 20 metros. Por sus puertas cabe holgadamente un Boeing 757, un avión comercial con casi 40 metros de envergadura.

El hangar normalmente alberga los 13 aviones que usa la NASA para sus trabajos de investigación relacionados con las ciencias atmosféricas y aeronáuticas.

Foto: NASA / David C. Bowman

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear