Por Avión Revue — 11 de Abril de 2009

pregunta de Enrique Sánchez (Madrid, España)

El costo de operación de una aeronave se puede medir de muchas formas, según como interese en un momento dado al fabricante o al usuario. Para calcularlo, hemos de sumar todos los costes en los que se incurre. Esta suma la podemos hacer en función de la vida operativa del avión, anual, mensual... Compra o alquiler de la aeronave, motores y equipos de a bordo y de tierra necesarios para la operación adecuada de la aeronave, así como los repuestos que sean necesarios adquirir, considerando sus períodos de amortización, y la parte proporcional que correspondería de los gastos administrativos y de material comunes de la empresa: gastos de personal, combustible, aceite, seguros, consumibles durante el vuelo. Servicios de handling. Tasas aeroportuarias y de navegación aérea. Impuestos estatales y locales aplicables. Reservas previstas para imprevistos...

Después, podemos hacer los cálculos que queramos. Los más usuales son: costo por hora de vuelo, dividiendo el importe anterior por el número de horas que esperamos hacer o que hemos hecho en el período que contemplamos; costo por pasajero: dividiendo por el número de pasajeros en los vuelos efectuados o por la ocupación media prevista de los vuelos; costo por asiento: dividiendo por el número de asientos del avión multiplicado por el número de vuelos efectuados o a efectuar; costo por milla o kilómetro recorrido: dividiendo por la suma de las distancias entre los aeropuertos en cada ruta. Si no hablásemos de aviones comerciales, evidentemente muchos de estos conceptos sumarían cero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear