Por @Wicho — 26 de Marzo de 2015

El fiscal encargado de la investifación del accidente del vuelo 9525 de Germanwings acaba de dar una rueda de prensa en la que básicamente confirma la filtración publicada por New York Times que apuntaba a que uno de los pilotos se había quedado solo en la cabina y que no había respondido a ningún intento de ponerse en contacto con él:

  • Poco después de que el avión alcanzara su altitud de crucero el copiloto se quedó solo en la cabina.
  • Acto seguido el copiloto accionó el mando del piloto automático para hacer bajar el avión de 38 000 a 100 pies. Es un mando que gira, por lo que, siempre según el fiscal, es prácticamente imposible que lo haya accionado por accidente.
  • Durante los minutos en los que el copiloto está solo en la cabina no responde ni a las llamadas de los controladores aéreos de Marsella, lo que podría ser normal en el caso de una emergencia, ni tampoco da acceso al comandante a la cabina.
  • En la grabación del CVR, aparte de sonidos propios del avión, sólo se oye la respiración, perfectamente tranquila y normal del copiloto, hasta el impacto final, y los golpes del comandante en la puerta, cada vez más fuertes.
  • En opinión del fiscal, se trata de acciones deliberadas dirigidas a destruir el avión.
  • El fiscal descarta en principio cualquier tipo de acto terrorista.

Esta línea de investigación, la de un accidente causado deliberadamente, es ahora la principal, y es ciertamente aterradora, pero no es la primera vez que ocurre algo parecido.

De todas formas, es muy importante dar con el módulo de memoria del grabador de datos de la caja negra del avión y seguir otras líneas de investigación para poder descartar cualquier otra posibilidad, por mucho que todo apunte ahora a un acto deliberado.

Y, con todo, es muy grave que se haya filtrado el contenido del CVR, lo que sin duda ha obligado al fiscal a dar esta rueda de prensa tan prematura.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear