Por @Wicho — 27 de Marzo de 2012

Este artículo se publicó originalmente en La Voz de Galicia, donde colaboramos semanalmente. Esta es la versión sin límites de espacio, con enlaces, y convenientemente actualizada.

Kindle para iPhone en vueloTodos estamos muy acostumbrados a la cantinela de «por favor apaguen todos sus dispositivos móviles» que nos recitan antes de despegar y de aterrizar cuando viajamos en avión.

Pero parece que no está nada claro que haya un motivo real para prohibir su uso durante esas fases del vuelo.

Normalmente se dice que la razón principal es la posibilidad de que causen interferencias en los sistemas de vuelo, pero mediciones realizadas a algunos de los dispositivos más populares revelan que emiten con una potencia ridícula comparada con los estándares de la Administración Federal de Aviación, el organismo que regula estas cosas en los Estados Unidos.

Un Kindle, por ejemplo, emite 0,00003 voltios por metro cuando está encendido, mientras que cualquier avión tiene que ser capaz de soportar interferencias de 100 voltios por metro antes de que se le de permiso para volar.

De hecho, dispositivos que sí se pueden utilizar durante estas fases del vuelo emiten la misma cantidad de interferencias o más que un Kindle.

Además, aún si todos y cada uno de los pasajeros de un avión llevaran uno de estos dispositivos encendido las interferencias por cada uno de sus cacharros no se sumarían unas con otras, pues se interfieren y anulan mutuamente, al menos parcialmente.

Todo esto parece ser un caso de inercia de la administración, que ante la duda optó por decir que no, dejando la opción a las aerolíneas de hacer las pruebas pertinentes para poder autorizar el uso de alguno de estos dispositivos, algo extremadamente oneroso y que por tanto no han llevado a cabo.

Pero como cada vez hay más pasajeros que viajan con este tipo de dispositivos, la FAA dice que está buscando la forma de revisar esta normativa y ver cómo poner de acuerdo al respecto a las aerolíneas, los fabricantes de aviones y los de los dispositivos electrónicos en discordia, y a los representantes de las tripulaciones de cabina, una iniciativa que se podría extender al resto del mundo.

Eso sí, espero aunque cambie la normativa llamar por teléfono desde el avión siga estando prohibido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear