Por Avión Revue — 22 de Junio de 2009

Por Luis Calvo. Según ha informado al Agencia EFE se ha producido el accidente de un helicóptero que participaba en la extinción de un incendio forestal en Mollet del Vallés (Barcelona) habiendo resultado fallecido uno de los dos ocupantes del mismo y el otro herido muy grave: Fallece el ocupante de un helicóptero que cargaba agua contra un incendio.

Actualización: Parece ser que el accidente se produjo al engancharse la manguera mientras el helicóptero estaba cargando agua, lo que lo habría hecho caer a tierra. Lamentablemente parece confirmarse que los dos tripulantes han fallecido, el copiloto en el acto, y el piloto también mientras era trasladado al hospital Vall d'Hebrón: Fallece el segundo ocupante del helicóptero de los Bomberos accidentado.

El helicóptero siniestrado es el Aerospatiale AS 350B-3 Ecureuil con matrícula EC-IOJ de TAF helicopters.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Eugenio Grigorjev

Lamentable accidente.

Las operaciones de carga con helicópteros son siempre maniobras arriesgadas y sumamente complicadas. Requieren normalmente muchísima pericia, coordinación, información constante y mucha paciencia, y de un equipo de varias personas (pilotos + asistentes en tierra).

Los equipos de lucha contra incendios forestales helitransportados normalmente son una especie de cubetas que pueden transportar una carga acorde al tamaño del helicóptero, y que se llena normalmente por inmersión.

Obviamente es menester tener un cabal conocimiento del lugar donde se realizará la operación de repostaje, por eso la asistencia terrestre es fundamental. Un equipo de observadores técnicos en tierra debería indicar al piloto la zona segura, y reportar cualquier novedad de inmediato, para que el piloto pueda proceder a la liberación de emergencia de la carga (desenganche).

Pero las operaciones de lucha contra incendios, tal como las operaciones de salvamento, muchas veces ejercen una presión psicológica sobre los pilotos, que casi los obliga a trabajar en condiciones sub-estandar, y más inseguras de lo que ya es la propia operación.

No estoy diciendo con esto que esto es lo que ha sucedido, pero me recuerda a un caso sucedido hace muchos años en un lugar próximo a Bariloche (Argentina):

Un conocido y experimetadísimo piloto de la zona, durante una operación de rescate, enganchó la eslinga en un árbol, y murió al estrellarse su helicóptero.

Son innumerables las operaciones de este tipo en las que se 'traspasan' ciertos límites, con fines muy altruistas, y en muchas ocasiones esos 'excesos' salen bien. Pero en otras, la cosa termina mal, y se producen estos accidentes.

También en la patagonia argentina, durante una operación de extinción de incendios forestales, un avión Catalina de origen chileno que colaboraba en las tareas, mientras recargaba agua en un gran lago de la zona, embistió un tronco sumergido, y terminó estrellándose. Los dos pilotos murieron ahogados.

Las superficies de agua son muy engañosas desde el aire, y exigen una exploración concienzuda, antes de realizar ninguna operación en ellas. Por eso la asistencia de personal de tierra es fundamental.

Pero a veces no hay tiempo, surge el 'factor prisa' y a partir de allí empiezan a desordenarse los procedimientos, a desdibujarse los límites de seguridad, a traspasarse fronteras y a elegir lugares que bajo otras circunstancias no elegiríamos 'ni soñando'.

Sería muy interesante tener más información sobre este accidente, por ejemplo el lugar exacto donde sucedió, la fecha y la hora... y el panorama general: cuanto tiempo habían estado volando, qué panorama tenía el incendio, cuántos equipos operaban en el mismo lugar, qué asistencia había en tierra, cuánta gente había luchando contra el fuego en tierra y en qué situación estaban... etc. etc.

Eso nos ayudaría a 'pintar' una escena un poco más realista de lo que hoy tenemos.