Por @Wicho — 5 de Octubre de 2016

No soy muy de coches así que no veo Top Gear y no sabía quien es James May. Pero ahora me cae un poco mal. Bueno, muy mal.

En James May at the Edge of Space (aunque el título es un poco exagerado) se puede ver cómo se da una vuelta en un U2 a 70000 pies de altitud. Desde allí arriba se puede ver el negro del espacio y la curvatura de la Tierra casi, casi como los ve un astronauta. No hay fronteras, sólo nuestro planeta y el espacio. Una experiencia que lo deja a uno sin palabras.

¡Y en U2 (técnicamente un TU-2S), uno de los aviones más míticos de la historia de la aviación!

Así que no siento mucha empatía por James y el examen médico que tuvo que pasar. O por el entrenamiento para usar el traje presurizado que es necesario llevar por volar en ese avión. De hecho me encantó cuando le dijeron que era importante aprender a usarlo correctamente so pena de que su cabeza saliera extruída por el hueco del visor del casco. La parte en la que le explican cómo ajustar el «dispositivo de captura de orina» a sus medidas tampoco tiene desperdicio.

Un detalle curioso que se comenta en el vídeo es que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos considera que a partir de los 50000 pies de altitud las condiciones son ya las del espacio, al menos de cara a lo que a la supervivencia de los pilotos se refiere, aunque el límite internacionalmente aceptado del espacio en la actualidad está en los 100 km de altitud.

(Iván Vicente vía manusLinux).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear