Por @Wicho — 16 de Agosto de 2013

La cabina de SOFIA durante el vuelo de vuelta
La cabina de SOFIA durante el vuelo de vuelta a su base - Foto vía @SOFIATelescope

Una de las ventajas de tener un telescopio montado en un avión es que te lo puedes llevar allá a donde quieras hacer una campaña de observaciones.

SOFIA, el telescopio aerotrasportado de la NASA y la DLR acaba de terminar su primera campaña de observaciones desde Nueva Zelanda, tal y como se puede leer en SOFIA in New Zealand—Much Attempted, Much Achieved.

He aprovechado para escribir una pieza sobre este telescopio para RTVE.es publicada como Observatorios astronómicos que vuelan en avión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear