Por @Wicho — 19 de Octubre de 2010

Vale, en realidad son unos cuantos kilos menos porque todavía no están montados los interiores ni muchos de los equipos que llevará dentro, pero no deja de ser curioso ver cómo los operarios de Boeing mueven con toda precisión la parte frontal, media y trasera de un 747-8.

En algunos lugares apenas disponen de un margen de 5 centímetros para no chocar con nada.

(Vía Gadling).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Javier

Gracias por las imágenes. Siempre resulta " mágico " el poder ver cómo lo hacen. Destacaría el enorme tamaño de esas plantas : espacios cubiertos inmensos de los que te preguntas cómo logran cubrirlos con una cubierta enorme sin columnas. Cómo logran trabajar coordinados tantas personas, cómo aplican nuevos materiales y aluminio aeronaútico de forma combinada y tan precisa, cómo luchan para cumplir plazos de entrega, etc..., pero para ser sincero, lo que más me impresiona es el orgullo y la ilusión con la que trabajan muchos trabajadores en USA. Eso siempre me ha llamado la atención. No sé si es una impresión subjetiva y personal, pero ese rasgo en la personalidad de los trabajadores de ese país me encanta. Se percibe en el reportaje y se puede ver en muchos sotios cuando visitas ese país. Yo no digo que aquí no exista, pero creo que dista mucho del espíritu que tienen allí. Digo esto porque, después de ver el reportaje, y a pesar de ser un aerotrastornado de tomo y lomo, me doy cuenta, una vez más, que es presisamente ese " espíritu " lo que más me ha llamado la atención, una vez más. Estados Unidos tendrá muchos defectos, como todos los países, creo yo, pero ese rasgo de sus habitantes siempre me ha parecido envidiable. ¿ Sabíais que la primera planta que se construyó para hacer los primeros 747 se construyó sobre un auténtico barrizal, con un tiempo infernal y en un tiempo record para lograr producir esos modelos lo antes posible ?, ¿ y que incluso se empezaron a fabricar con la nave en construcción a medio terminar ?. Los propios directivos de la Boenig no podian creer lo que veían. Los ingenieros de diseño del avión echaron el resto para estar a la altura de todos los trabajadores que se dejaban la piel en aquel proyecto. El resultado fue un avión increíble que lanzó a la compañía a unas dimensiones y rentabilidad jamás imaginada.

Saludos