Por @Wicho — 6 de Diciembre de 2016

Un Boeing 787 de Ethiopian en Frankfurt

Ya hace algún tiempo que Cory Doctorow describía los aviones modernos como ordenadores con alas, lo que es una descripción bastante acertada ya que los aviones incorporan cada vez más sistemas controlados por ordenador.

Pero eso también tiene su aquel, ya que si tienes problemas con los ordenadores, tienes problemas con el avión.

En el caso del Boeing 787 la Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos ya tuvo que publicar una orden que obligaba a los operadores del modelo a apagarlo y encenderlo al menos una vez cada 120 días.

Esto era debido a un error en la programación de las unidades de control de los cuatro generadores eléctricos principales que montan los 787, dos en cada motor, que hace que si estas permanecen encendidas durante 248 días entren en un modo de protección contra fallos que pararía los cuatro generadores.

Y ahora ha tenido que publicar una nueva que obliga a reiniciarlos periódicamente, o al menos a reiniciar los tres ordenadores que controlan las superficies de vuelo, ya que si se mantienen encendidos durante 22 días pueden reiniciarse en vuelo ellos solos.

Esto dejaría a la tripulación sin la capacidad de mover las superficies de control, y aunque sea un fallo momentáneo, esto no es una buena idea.

Es extremadamente improbable que se produzca cualquiera de los dos fallos ya que es muy raro que un avión esté encendido 22 días seguidos, y mucho menos 248 días, pero siempre es mejor ser precavido.

Lo bueno de estos fallos es que se arreglan con una actualización de software. Como los fallos de tu móvil o de tu ordenador.

(Vía Seattle Times).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear