Por @Wicho — 18 de Mayo de 2009

Un perno pasado de rosca que no salía de su sitio se convirtió inesperadamente en el mayor problema para Mike Massimino y Michael Good durante el cuarto paseo espacial de la misión STS-125, ya que les impedía retirar un asa que a su vez les impedía colocar en su sitio el accesorio que iban a utilizar para ayudar a que no se les escapara ninguno de los 111 tornillos que tenían que retirar para acceder al interior del Space Telescope Imaging Spectrograph del Hubble.

Probando las herramientas - NASA/Goddard Space Flight Center
Placa para captura de tornillos en pruebas - NASA/Goddard Space Flight Center

De todos modos, y siguiendo las instrucciones que le dieron desde Tierra, Massimino fue capaz de doblar y finalmente romper el asa para proceder con la reparación, aunque debido al retraso causado por esto ambos tuvieron que recargar oxígeno para sus trajes espaciales antes de terminar el paseo espacial.

Para complicar un poco más las cosas, el destornillador que estaba usando para quitar los tornillos se quedó sin batería en medio del proceso, por lo que tuvieron que ir a buscar otro al interior de la esclusa del Atlantis.

En total, pasaron 8 horas y 2 minutos en el espacio en el que se convirtió en el sexto paseo espacial más largo de la historia.

La reparación del STIS, que no había sido diseñado para ser reparado en órbita, de ahí lo de los 111 tornillos, consistió en instalarle una nueva fuente de alimentación, ya que la original había fallado definitivamente en agosto de 2004, dos años después de que el instrumento hubiera superado su vida útil prevista.

Las primeras pruebas parecen indicar que todo iba bien, aunque el instrumento se puso a si mismo en modo seguro antes de poder acabarlas por la baja temperatura a la que estaba. Desde el control de la misión esperan poder reanudar las pruebas en cuanto este haya subido de temperatura.

El STIS en construcción - NASA
El STIS en construcción - NASA

Debido al retraso acumulado Good y Massimino tuvieron que dejar sin colocar una manta de protección térmica que estaba previsto instalar sobre la bahía 8 del Hubble, aunque desde el control de la misión van a estudiar si hay forma de incluir esta tarea en el quinto y último paseo espacial de la misión.

El día comenzó al son de New York State of Mind por Billy Joel, dedicada a Massimino. Por cierto que aproximadamente una hora antes de terminar el paseo Massimino encontró un agujero en uno de sus guantes, aunque dado que estos tienen múltiples capas esto no supuso ningún problema.

Fuentes: STS-125 MCC Status Report #12 y STS-125 MCC Status Report #13

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear