Por @Wicho — 3 de Noviembre de 2014

SS2 en el momento del accidente
SS2 en el momento del accidente - Foto Kenneth Brown

Aunque en un principio el motor era el componente que más sospechas levantaba como causante del accidente del SpaceShipTwo que el viernes 31 de octubre de 2014 le costó la vida a su copiloto según las informaciones que va haciendo públicas la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, la NSTB, parece que las causas de este podrían ir por otro lado.

Director en funciones de la NTSB
El director en funciones de la NTSB durante la rueda de prensa

Por un lado tanto el motor como el depósito de combustible fueron recuperados sin que muestren señales de haber fallado ni de haber explotado; los daños que presentan son consistentes con la desintegración de SS2 en el aire y con el posterior impacto contra el suelo.

Por otro lado, las imágenes grabadas por una cámara de vídeo que iba montada en el interior de la cabina muestran como el copiloto libera el bloqueo del mecanismo de frenado de la nave cuando esta pasa mach 1, aunque el procedimiento correcto habría sido no hacer esto hasta alcanzar Mach 1,4.

El mecanismo de frenado hace que las dos colas del SpaceShipTwo giren 90 grados hacia arriba para aumentar la resistencia aerodinámica de este, aunque se supone que una vez desbloqueado el mecanismo las colas no han de moverse hasta que se mueve otra palanca que les da la orden.

SS2 frenando
SS2 frenando - Virgin Galactic

Pero de hecho según los datos recogidos sí lo hicieron, lo que habría puesto a la nave en una configuración aerodinámica incorrecta a la velocidad y altitud a la que estaba, lo que habría llevado a su desintegración por estamparse contra el aire que la rodeaba.

Es, salvando todas las distancias, como cuando uno se da un planchazo contra el agua de una piscina por no saltar en la posición correcta.

La NTSB, de todos modos, no está diciendo que esto haya sido la causa del accidente, aunque tenga toda la pinta de que ha sido así, ni por qué se movieron las colas aún sin haber recibido la orden de hacerlo; insisten en que por ahora se limitan a comunicar los hechos que han ido pudiendo establecer.

Habrá que recoger más datos antes de saber la causa del accidente, y en eso ha habido «suerte» ya que al tratarse de un vuelo de pruebas el SpaceShipTwo llevaba seis cámaras a bordo además de las que lo filmaban desde el avión nodriza y desde tierra, pero desde luego que ahora mismo el motor ha dejado de ser el principal sospechoso.

Información recopilada vía @NTSB.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear