Por Avión Revue — 5 de Abril de 2009

pregunta de Pedro Gutierrez (Málaga)

Ni siquiera el que un pasajero vaya sentado en la parte posterior de un avión, en la zona donde van situadas las «cajas negras» ofrece más posibilidades de sobrevivir: esa historia es por desgracia una leyenda urbana. Numerosos estudios estadísticos muestran que en caso de accidente, todos los pasajeros tienen las mismas posibilidades de sobrevivir, o de morir. En cierto tipo de accidente, es posible que en una zona del avión haya más posibilidades de sobrevivir que en otra, pero en otro tipo de accidente, las estadísticas favorecen al contrario, por lo que, dado que es imposible predecir, en caso de accidente, de qué tipo será, sin contar con las múltiples variables que pueden ocurrir, es imposible decir que un asiento es más seguro que otro.

Recordemos el caso de un pasajero en el accidente de un L-1011 de Eastern en los Everglades en Miami. Al facturar, exigió un asiento concreto en la zona trasera del fuselaje cerca de las «cajas negras», que ya estaba ocupado. Murió en el accidente, mientras que el pasajero que iba a ocupar ese asiento, y que se sentó en otra parte, sobrevivió.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — Daniel

El asiento más seguro es el sillón de casa.

#2 — Sergio Alvaré

"pero en otro tipo de accidente, las estadísticas favorecen al contrario"

Tratando a los accidentes como a un sólo conjunto, metiendo en él a todos los modelos de aviones y todas las condiciones metereológicas, tal vez se equilibren las probabilidades (un tipo de accidente sea más numeroso pero produzca menos víctimas) o no exista una variación suficiente para poder señalar ciertas partes de las aeronaves como más inseguras; pero... ¿si queremos saber qué tipo de accidente o fallo estructural/mecanico del avión es más frecuente según el modelo y dónde estemos efectuando el vuelo, la ruta y la compañía, y qué zona del avión saldría peor parada tras dicho fallo?

Parece lógico pensar que, para cada modelo de avión, la probabilidad de que la probabilidad de muerte no sea constante a lo largo y ancho de todo el vehículo es mayor que la del suceso contrario.

"dado que es imposible predecir, en caso de accidente, de qué tipo será, sin contar con las múltiples variables que pueden ocurrir, es imposible decir que un asiento es más seguro que otro."

Efectivamente no sabemos predecirlo pero la historia puede hacernos de guía: si ocurre un accidente porque un sistema de una determinada serie de aviones tiene tendencia al fallo, y no se hace nada por solucionarlo tras el primer accidente, tenemos todas las papeletas para que vuelva a suceder.

Un post interesante. Saludos.

#3 — Lina

Exacto, es como decir que existen tantas posibilidades de que SÍ me toque el Euromillón como de que NO. Aquí las variables son tan importantes porque son las que determinan el objeto de estudio. Estaría curioso ver un artículo sobre posibilidades de supervivencia por modelo de avión, ruta, aeropuertos, etc.

#4 — vturiserra

El post no me parece redactado de una manera muy científica ("és imposible predecir...", "es imposible decir..."). Cita numerosos estudios estadísticos, pero sólo comenta un dato sobre ellos: que en caso de accidente todos los pasajeros tienen las mismas posibilidades de sobrevivir, o de morir. ¿Exactamente las mismas posibilidades? No parece muy verosímil.

Yo, en cambio, citaré los resultados de sólo dos estudios estadísticos, pero los citaré con los datos tan detallados como los recuerdo. El que leí hace unos meses (en inglés), no lo he encontrado ahora en el Google, pero supongo que trabajando diez minutos más lo encontraría.

En él se analizaron los accidentes aéreos que cumplían un requisito estricto: al menos un muerto y al menos un superviviente. Si en un accidente resultaban todos los pasajeros muertos, o sobrevivían todos, ese accidente no servía para el estudio.

En total se analizaron 25 accidentes que cumplían ese requisito (y no creo que se pueda decir que es una muestra demasiado pequeña: son miles de pasajeros). Los aviones se dividieron en tres partes: el tercio del morro, el tercio de las alas y el tercio de la cola.

El resultado fue el siguiente: la supervivencia en el primer tercio fue de un 49%. En el segundo tercio fue del 59%, y en el tercio de la cola hubo una supervivencia de un 69%.

No he encontrado ese estudio usando el Google, pero sí que he encontrado otro (http://www.popularmechanics.com/science/air_space/4219452.html), y los resultados son muy parecidos: 49% delante, 56% en el centro y 69% atrás. La diferencia de supervivencia por zonas, como se ve, es muy apreciable: un 40% mayor en el tercio de la cola que en el del morro (69%/49%=140%).

Personalmente, creo que los estudios que "demuestran" que todos los asientos son igualmente seguros son estudios interesados. En una época en que la crisis pone en peligro la estabilidad de las empresas, y cuando la competencia es feroz, las compañías tienen que intentar vender todos los asientos de los aviones. Si un organismo prestigioso hiciera un estudio independiente e incontrovertible, y el resultado se publicara en todos los medios de comunicación, en los mostradores de facturación se formarían auténticas trifulcas. Recordemos que la elección del asiento es libre sólo hasta cierto punto: el centro de gravedad de las aeronaves tiene unos límites, delantero y trasero, y un avión no puede volar con todos los asientos de la segunda mitad ocupados y todos los asientos de la primera mitad vacíos. Por eso no interesa que se diga oficialmente que no todos los asientos son "exactamente igual de seguros".

#5 — Pollu

Hay uno que es uno de los mejores del mundo: el Martin Baker. Y si no que le pregunten al excepcional teniente que se vió obligado a ayectarse el pasado 2 de abril. En mitad de la noche, 10000 pies de altitud, fuera de control y 25 nudos de viento en superficie. Sólo tiene una vértebra aplastada (sin gravedad) y un esguince.

Pollu, piloto de F-18