Por @Wicho — 27 de Julio de 2015

Fumigar campos desde una avioneta es una forma de volar exigente, de esa que los pilotos dicen que es volar de verdad, e incluso divertida, pero no hay que despistarse ni por un momento, como se puede apreciar por los movimientos de cabeza de Raúl, atento a lo que pasa tanto fuera como dentro de su cabina.

Bonus extra por la música, Music for a found harmonium, de The Penguin Cafe Orchestra.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear