Por @Alvy — 19 de Octubre de 2009

Suena un poco a ciencia ficción, pero es real: en Maldita Ciencia publicaron una anotación sobre aviones que se autorreparan. Se trata de una técnica que emplea fibras de vidrio huecas que imitan en cierto modo el comportamiento de los tejidos vivos para «cerrarse» automáticamente, por ejemplo en el caso de que aparezcan pequeñas grietas o agujeros.

Esta técnica, simple pero ingeniosa, similar al proceso de sangrado y cicatrización que vemos después de que por ejemplo sufrimos un corte en una mano, tiene el potencial de ser aplicado en cualquier parte de un avión en la que se utilicen compuestos de polímeros reforzados con fibra. Estos materiales livianos de alto rendimiento son cada vez más populares, no sólo en los aviones sino también en los autos, turbinas eólicas e incluso en la fabricación de vehículos espaciales. El nuevo sistema de autorreparación podría tener una notable utilidad en todos estos campos.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Jose M. / Sandglass

Aviones que se curan solos

Cuando el revestimiento era de aluminio, si había un pequeño daño superficial había dos opciones, si era muy superficial, pues a lijar abrillantar, darle con una sustancia que anodizaba el aluminio y pintar. Si no era superficial pues se sanea (recorta) y se pone un parche, preferentemente por dentro, y remachado (cabeza avellanada para que no sobresalga del revestimiento). Ahora con los materiales compuestos es muy parecido. Si el daño es superficial se elimina la primera capa de epoxy y la primera o segunda lámina de material compuesto (habitualmente cinta de fibra de carbono). Si el daño es mayor, pues se sanea (recorta) y se parchea, bien con un metal o si hay medios con una reparación 'en caliente': el saneado se realiza de forma cónica, y se añaden capas, unas sobre otras, de fibra de carbono, se le da calor y a esperar que cure.

Este tipo de reparaciones que dice que se hace el avión es del estilo de esas superficiales. Un leve daño se sella por sí solo con epoxy, y mejor si es de otro color, para identificar rápidamente el daño, y hacer las inspecciones por ensayos no destructivos correspondientes para ver profundidad y alcance del daño....

un daño de los conocidos como 'estructurales' no puede repararse por si mismo solo con epoxy, hay que restaurar la estructura, y por tanto se necesita parche

por cierto, la noticia es del año pasado ya!

http://www.sciencedaily.com/releases/2008/05/080519105052.htm

#2 — Zup

Y creo que de hace cincuenta años, también. Los tanques de combustible autosellantes siguen el mismo principio.

#3 — Dudy

Ha llovido mucho desde la NOVAIBA (creo que se llamaba asi) y que lo utilizaba como pegamento el mecánico para entelar los primeros aviones, al uso extendido de los materiales compuestos y exposy.

La cuestión es la autorreparación, y tiene razón Zup al recordar el montaje de depositos de combustibles autosellantes (extructurales o de vegiga) en aviones militares . Yo tampoco había oido nada parecido, supongo que se empleará la misma tecnología y el desarrollo de la tecnología de los neumaticos, no creo que funcione con materiales que no sean flexibles.
Aunque si conoceis algo mas del asunto...
Participad en el debate.

Un saludo.