Por Avión Revue — 14 de Marzo de 2009

pregunta de Javier Herrán (Pamplona, Navarra)

Los fabricantes se suelen ceñir a unas condiciones específicas para dar la autonomía de sus aeronaves

La autonomía de una aeronave varía dependiendo de su peso y la potencia de su motor o motores durante el vuelo. Es como un coche. No consume lo mismo, y por tanto no puede llegar tan lejos, si va el conductor sólo o va toda la familia y con equipaje, o si circulamos a una velocidad u otra. En el caso de las aeronaves, además, debemos tener en consideración otros parámetros como son los vientos y posibles restricciones de vuelo que puedan existir. Cuando un fabricante da el dato de autonomía, lo suele hacer en función de unos parámetros de diseño del avión: «X» pasajeros e «Y» kilogramos de carga, aplicados sobre unas premisas internacionalmente admitidas como estándar. En el caso de que lo haga de acuerdo a otros parámetros, por ejemplo «con combustible máximo», «con carga máxima», etcétera, lo suele indicar para dejar claro ese cambio. En el caso de las publicaciones, se suele tomar bien el dato de referencia del fabricante o con el máximo de combustible.

Gráfico de AutonomíaEn la gráfica podemos ver sobre impuestos los gráficos de autonomía de dos versiones de un mismo avión con diferentes motores. El eje vertical es el peso del avión en forma del peso en vacío más la carga de pago, y el horizontal la autonomía. La línea que cierra el área por arriba representa el peso máximo del avión sin combustible, y las diferentes líneas diagonales el peso al despegue del avión (vacío más carga de pago más combustible). La línea diagonal externa de la izquierda, marca el límite con el combustible máximo que se puede cargar en el avión. Así, para encontrar la autonomía máxima, habría que buscar el peso en la línea vertical, trazar una línea hacia la izquierda hasta el peso al despegue del avión, y desde allí, hacia abajo para llegar a la autonomía. En el dibujo se pueden apreciar las diferencias de autonomía según el motor elegido por la aerolínea.

Sobre los datos atmosféricos que se utilizan, suelen ser unos estadísticamente fijados por Boeing. Ésta ha analizado los datos meteorológicos obtenidos a lo largo de treinta años, lo que ha permitido, encontrar cuales son los vientos dominantes en todo el mundo a lo largo del año, todo ello con distintas probabilidades. Para las tablas de alcance, se suele considerar una atmósfera estándar, vientos con una probabilidad del 85 por ciento, con el consumo nominal de los motores, y el combustible de reserva necesario. Este varía según el tipo de vuelo o autoridad que lo defina, pero es, en cualquier caso, el necesario para realizar una aproximación frustrada, hacer esperas y dirigirse al aeropuerto alternativo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — dani

atención no confundir alcance (distancia, "range") con autonomía (tiempo de vuelo).