Por @Wicho — 16 de Noviembre de 2016

Nacho ha aprovechado que ahora se está hablando tanto de Chelsey «Sully»Sullenberger con el estreno de la película acerca de su amerizaje en el Hudson para hablarnos de Eugenio Maldonado, al que se podría considerar el Sully español.

El comandante Maldonado estaba a los mandos del vuelo Iberia 261 del 16 de septiembre de 1966, operado por Spantax, que tenía que unir los aeropuertos de Los Rodeos en Tenerife y de Buenavista en la isla de La Palma.

Con 24 pasajeros y 3 tripulantes a bordo apenas llevaban dos minutos en el aire cuando a una altura de unos 2.800 pies, algo menos de 1.000 metros, el motor izquierdo del Douglas DC-3 en el que volaban aquel día dejó de funcionar. A pesar de que Maldonado aplicó toda la potencia al motor derecho el avión siguió perdiendo altura y pronto estaban ya por debajo de la altura del aeropuerto de Los Rodeos.

Así que al comandante Maldonado, con la ayuda de su copiloto Fernando Piedrafita, no le quedó más remedio que hacer un amerizaje frente a los acantilados de El Sauzal. Igual que en el caso de Sully el amerizaje fue perfecto y todos los ocupantes del avión sobrevivieron, ayudados también por embarcaciones que estaban por la zona.

Pecio del IB261
Los restos del avión están a unos 30 metros de profundidad

A diferencia del caso del Hudson, sin embargo, en Tenerife uno de los pasajeros, presa del pánico, se aferró a un estribo cercano a la puerta del avión y se negó a soltarse, hundiéndose con el avión a pesar de los esfuerzos del comandante para que se soltara; de hecho Maldonado se vio arrastrado también unos metros hacia el fondo mientras intentaba hacer que el pasajero se soltara.

Maldonado fue sometido a consejo de guerra de acuerdo a la Ley Penal y Procesal de Navegación vigente, ya que en principio había abandonado el avión, aunque tras hacer la autopsia del fallecido quedó claro que este había muerto de un paro cardíaco y no ahogado, con lo que el comandante Maldonado fue absuelto.

[Sí, lo de «Motor Turbo Hélice» que sale en el vídeo es, cuando menos sospechoso: aunque hay conversiones a turbohélice del DC-3 su motor normal es un motor radial]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear