Por @Alvy — 18 de Noviembre de 2010

Este prodigio que se puede ver en el vídeo llamado Swinglet CAM es un aeromodelo equipado con un GPS y una cámara de alta resolución de 12 megapíxeles. Es totalmente autónomo aunque como se ve en el vídeo se puede reprogramar sobre la marcha con un radio-módem.

Swinglet Cam Case 540

Va equipado con un motor eléctrico, pesa sólo 500 gramos, puede estar en el aire hasta unos 30 minutos y operar hasta 20 kilómetros a la redonda (aunque el alcance del radiocontrol sólo sea de 2 km.) Las fotos de la cámara se descargan ya en tierra cuando el aparato aterriza por sí mismo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — MonteroJCs

Ya si enviase el video en tiempo real sería la leche. Lo bien que vendría para buscar aparcamiento uno de estos XD

#2 — Txemary

dios, si esto se vende así como así, qué no tendrán las agencias de inteligencia para espiar a la gente!!!!!!!!

#3 — yaki

No veo que necesite para nada el radiocontrol; por lo visto, se programa el "flight path" con googles map, y listo. Me parece haber visto esta técnica anteriormente, no?.

#4 — Antonio

Alguna información sobre el precio?

#5 — Orayo

Que guapada!
Sobre el precio, como seguro muchos habeis mirado, en la web dicen que te pongas en contacto con ellos para decirte precio incluyendo envio a tu pais.

#6 — Maretti

Y una pregunta. ¿como esquiva obstaculos tipo torres de alta tensión o árboles y cómo sabe a qué altura debe volar para no toparse con edificios?

#7 — PRECIO

$10.600, segun la página de mi link.

#8 — Dan

Lo he visto como un dispositivo de seguridad hace algunos años (2000 o 2001).

Lo haces volar encima de tu campo de, digamos, 50 hectáreas, y en 15 minutos tienes una muestra fotográfica completa de su estado. Se utilizaba para detectar intrusos.



Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones