Por Nacho Palou — 21 de Octubre de 2016

Boeing está convirtiendo en drones decenas de cazas F-16 Fighting Falcon ya obsoletos. El resultado son aeronaves sin piloto que conservan algunas de sus capacidades. Aunque no disparan, sí pueden volar controlados de forma remota y sin piloto. Se utilizan como objetivos voladores y a escala real para pruebas, como objetivos «casi reales» contra los cuales probar nuevas armas y nuevas generaciones de cazas. También se usan en para el entrenamiento de pilotos.

La conversión de los F-16 en QF-16, que es la denominación que adquieren una vez convertidos en aviones no tripulados, cuesta algo más de un millón de euros por unidad. El proceso dura varios meses y comienza con la extracción de componentes y elementos prescindibles, cambios estructurales y la incorporación de todo el cableado y la electrónica —incluyendo un ordenador de vuelo mejorado– que reemplazará al piloto humano, explican en Avionics Magazine.

Antes que estos F-16 hasta ahora la US Air Force venía utilizando con el mismo fin los aún más viejos F-4 Phantoms convertidos en drones, los QF-4, los cuales ya empiezan a escasear. Vía Popular Mechanics.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear