Por @Alvy — 6 de Junio de 2019

Amazon ha aprovechado la conferencia Re:Mars 2019 para mostrar su nuevo dron para el envío y de paquetes y para explicar las líneas en las que están trabajando. El objetivo son drones eléctricos capaces de transportar paquetes de hasta 2,2 kg (el 75-90% de los paquetes actuales son así), con un radio de acción de unos 25 km y envíos en menos de 30 minutos.

La idea es gestionar los drones automáticamente, que tengan controles sofisticados (cámaras térmicas, sónar, GPS, etc.) y sobre todo que sean seguros: sistema anticolisiones, manejo de situaciones como puede ser la aparición de un perro, presencia de personas, cables sobre el vecindario, etcétera. El vídeo bonito del dron experimental volando da una idea de cómo se verá. Otra cosa será cuando en vez de una casa en la campiña tenga que llegar a un barrio superpoblado de una capital, pero ya veremos entonces.

Por otro lado Amazon está modulando mucho su mensaje como puede verse en este otro vídeo sobre las operaciones con los nuevos robots de Amazon Robotics. El mensaje no es ya de un «nuevo robot tecnológicamente avanzado» llamado Pegasus con un número de modelo y sus capacidades; ni el de una «nave gigantesca completamente automatizada sin trabajadores». Es, literalmente: «Nuevos robots suponen nuevos trabajos».

Tanto el vídeo como la historia están marketroidemente hiladas con mimo para mostrar la bonita historia de superación de una de las jóvenes trabajadoras de la planta, que empezó de reponedora a media jornada llenando palets y cajas con pedidos, sin tener ni idea de robótica, y ahora «dirige una flota de 800 robots» (sic.) en el puesto de «Especialista en control de flujo de operaciones». Su trabajo consiste en entender cómo navegan los robots por la nave, detectar atascos, unidades estropeadas, planificar su organización e incluso entrenarlos.

El relato es como de cuento de hadas e independientemente de en qué grado sea cierto o esté edulcorado, deja ver un mensaje claro. Tan claro como una de las frases de la protagonista: «Mi trabajo no existiría sin estos robots». En un mundo en el que mucha gente teme ya perder su trabajo a manos de los robots Amazon rehuye el enfrentamiento con la idea de que esto no es un Robots vs. Humanos, sino de que hay que reforzar a las personas, no reemplazarlas, como decía el tecnólogo Tim O’Reilly.

Para mi gusto el vídeo está demasiado «sobreactuado» y el mensaje –especialmente a raíz de todo lo que se lee por ahí– resulta un tanto chocante. Pero, bueno, supongo que no se puede exigir mucho más a un «vídeo corporativo». Si Amazon ya recibe tremendas críticas por sus prácticas monopolísticas, las condiciones de trabajo y sus formas de actuar tanto con sus proveedores como con sus empleados, no sé yo si esta es la mejor forma de redimirse, pero en ello están.

Relacionado:

Por @Alvy — 27 de Mayo de 2019

Esta preciosidad es un helicóptero «de Lego» fabricado por Adam Woodworth. Si todavía te estás quitando las legañas del lunes por la mañana puede que te quedes un poco asombrado, porque vuela de verdad. Mirándolo con un poco más detalle se descubre en porqué de las «comillas» al decir que es un helicóptero «de Lego».

El pequeño ingenio volador está fabricado completamente a escala, de modo que la minifig del piloto no tiene nada de mini. Y las piezas «de Lego» son en realidad trozos de gomaespuma (o quizá poliestireno expandido) sumamente ligeras, cortadas a la medida exacta. Eso sí: a la escala adecuada y el color perfecto para que encajen con los diseños de Lego.

Aparte de eso el helicóptero vuela como un cuadricóptero gracias a las hélices y cuatro motores que hay sobre los patines de aterrizaje. Suficiente para un grácil vuelo en interior, con ayuda de un sistema de radiocontrol tradicional.

En su canal de YouTube (AJW61185) tiene otras pequeñas maravillas hechas de poliexpán.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Mayo de 2019

Este cuadricóptero se muestra impasible tras esquivar los balonazos que le lanzan los técnicos con ahínco. Están probando un sistema para evitar obstáculos consistente en utilizar imágenes de unas cámaras auxiliares para detectar los «peligros». Es un trabajo del Grupo de Percepción y Robótica de la Universidad de Zurich (Suiza).

El dron a veces está en movimiento (intentando llegar de A a B en el menor tiempo posible), a veces parado. Cuando detecta un balón que se dirige hacia él y puede impactar, realiza una maniobra para esquivarlo. Tal ágil como efectivo.

En las pruebas se utilizan distintos tipos de cámaras, a veces sencillas, a veces en visión estereoscópica. Las imágenes se examinan fotograma a fotograma para calcular cuál es la velocidad máxima de reacción, que suele oscilar entre 6 y 9 m/s para el «proyectil» en cuestión. Si es más que eso, se traga el balonazo, pero por debajo del máximo no se le da nada mal salir airoso.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 26 de Marzo de 2019

OpenDroneMap

OpenDroneMap es un proyecto de código libre para procesar imágenes capturadas por drones y convertirlas en mapas. Esto que algo que suele hacerse con herramientas profesionales y normalmente caras, incluyendo nubes de puntos, ortofotos, modelos de elevación digital… Con este software y su API se abre todo un mundo de posibilidades.

OpenDroneMap

Trabajar con este software no es precisamente fácil porque es muy técnico, pero además del código hay mucha documentación y un foro de la comunidad con diversos ejemplos y conjuntos de datos.

OpenDroneMap

También está WebOpenDroneMap (WebODM) que es una versión más «amigable» de la API con una interfaz gráfica y posibilidades para crear ortomosáicos, modelos 3D, cambiar escalas, expotar y generar mapas de elevación más fácilmente.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear