Por @Wicho — 19 de Mayo de 2016

Ruanda es un país en desarrollo en el que fuertes inversiones en su sistema sanitario han hecho que el número de muertes por sida, tuberculosis y malaria hayan caído en los últimos años. Pero su complicada orografía y su falta de infraestructuras de transporte hacen que sea complicado hacer llegar medicinas y sangre a los hospitales, en especial en casos de emergencia.

Pero un acuerdo del Ministerio de Salud con la empresa Zipline pretende poner remedio a eso usando drones para hacer el reparto en esos casos.

Zip en vuelo
Zip en vuelo

Zip en el banco de trabajo
Zip en el banco de trabajo

Estos drones eléctricos, llamados Zip, son capaces de transportar paquetes de un kilo y medio con un alcance de unos 120 kilómetros a una velocidad de 100 kilómetros por hora, lo que les permitirá llegar a cualquier centro de salud de la mitad oeste del país, donde el proyecto comenzará a funcionar en el verano de 2016, en un máximo de media hora, lo que obvia la necesidad de mantener la carga refrigerada.

Vuelan una ruta preprogamada usando el GPS y cuando están a punto de llegar avisan por SMS al destinatario, que no tiene más que esperar fuera a que el Zip deje caer en paracaídas el pedido antes de volver a base. Una vez allí el Zip será revisado y preparado para otro vuelo si es necesario.

Si todo va bien en los próximos meses se montará otra base Zip en la zona este de país, que con entre 24 y 30 drones estará cubierto.

Pasara tiempo antes de que veamos servicios similares en los países más desarrollados, por mucho que le pese a Amazon, ya que nuestros espacios aéreos están mucho más congestionados, pero si el proyecto de Zipline y el gobierno ruandés funciona desde luego que es una idea que podrá mejorar mucho la calidad de vida en los países que lo tienen más chungo mientras nosotros legislamos todo lo que haya que legislar para poder usar estos métodos.

(Vía Sky News).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear