Por @Alvy — 13 de Mayo de 2016

Este dron cuadricóptero con micro-espinas tiene la curiosa habilidad de poder «aterrizar» pegándose a las paredes o a los techos mediante unas ranuras especiales.

El dron también cuenta con una especie de «cola» que le ayuda a maniobrar durante los aterrizajes. Una de sus mejores características es que gracias a estas peculiares posiciones que puede adoptar estando en reposo le permitirían grabar durante horas sin tener que estar sobrevolando una escena.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear