Por Nacho Palou — 9 de Septiembre de 2016

Mr Steele tiene varios vídeos de drones de competición sobrevolando la ciudad de Prípiat, la pequeña población fantasma y en ruinas que fue abandonada tras el desastre de Chernóbil en 1986.

La velocidad y agilidad de los drones utilizados, capaces de realizar maniobras realmente rápidas y giros casi al instante, añade un punto de vista interesante al vídeo, aunque en ocasiones puede resultar un poco mareante; su pequeño tamaño también les permite meterse entre estructuras y zonas de difícil acceso, incluyendo entre la antena Duga-1, una enorme estructura que era parte del sistema de detección de misiles.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear