Por Nacho Palou — 31 de Octubre de 2016

Este no es el vídeo del vuelo de un dron más espectacular del mundo, precisamente, pero el dron del vídeo está funcionando sin baterías ni cables: recibe la electricidad que lo hace funcionar por resonancia magnética, a través el aire — un principio desarrollado y demostrado por Nikola Tesla hace más de 100 años.

La resonancia magnética funciona usando dos bobinas de cobre con la misma frecuencia de resonancia en ambos extremos, en la base emisora de electricidad y en el receptor —el dron, en este caso. Este tipo de transferencia sin cables de electricidad se utiliza desde hace años para cargar los cepillos de dientes eléctricos, por ejemplo, y cada vez más se utiliza también para cargar el teléfono móvil y hasta para cargar coches eléctricos.

Hasta ahora no se había aplicado esta tecnología en el vuelo de drones algo que, en teoría, permitiría a las aeronaves no tripuladas mantenerse en el aire por tiempo indefinido, según se explica en Flying drones could soon re-charge while airborne with new technology. La investigación de Imperial College London explica cómo los drones cargarían sus baterías de forma inalámbrica simplemente sobrevolando una zona que funciona como una base de carga.

Hace no mucho Boeing propuso la recarga en vuelo de los drones haciendo que éstos se enchufasen por sí mismos a torres eléctricas específicas cuando fuese necesario —también sin dejar de volar— y desde hace años se trabaja en el desarrollo de aeronaves autónomas que se mantienen en el aire de forma indefinida utilizando la energía del sol.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear