Por @Alvy — 12 de Mayo de 2017

Este salto solo tiene de ligero truco que el paracaidista comienza a elevarse desde un pedazo de torre «por si las moscas». Por lo demás es un salto limpio y dicen que marca el hito del primer salto en paracaídas desde un ingenio volador de este tipo.

El dron de Aerones (una empresa letona) es capaz de levantar 100 kg con sus 28 hélices y eleva al protagonista hasta una altura sobre el suelo de unos 330 metros. Desde ahí un pequeño salto –aunque siempre peligroso– salto BASE y listo. Hito conseguido.

En este otro vídeo se puede ver una simulación de rescate de «persona en problemas» y cómo el mismo poderoso dron eleva todos esos kilos también sin mayores problemas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear