Por @Alvy — 24 de Febrero de 2017

En Estados Unidos UPS ha realizado algunas demostraciones de su sistema para repartir paquetes con drones, a los que llama Workhorse. Tal y como puede verse el funcionamiento parece bastante sencillo: el conductor se acerca, se abre la cubierta, el dron despega, busca el lugar de entrega, deposita el paquete y vuelve a la furgoneta.

Esta peculiar forma de realizar las entregas resuelve lo que se conoce como problema de la última milla, que es que la mayor parte del tiempo de transporte se emplea en ese tramo final, de alta «capilaridad» y complejidad, entre que se localiza el punto de destino, al destinatario (que quizá no está), etcétera. Aquí las reglas cambian un poco y el dron vuela de forma autónoma, depositando el envío y desentendiéndose, por lo que rápidamente se puede seguir la ruta.

La autonomía de estos drones no es muy grande, pero al utilizar las furgonetas como base esto tampoco es un gran problema; se recargan desde la plataforma de lanzamiento y aterrizaje. Además, las furgonetas tienen menos desgaste y consumen menos al tener que recorrer menos kilómetros. En esta versión, además, cumplen con todas las normativas relativas a la seguridad y vuelo de drones, en otros escenarios habrá que ver.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear