Por Nacho Palou — 21 de Junio de 2016

Un dron plegable y seguro que no te cortará la cabeza con las hélices

Parece una tontería, pero la mayoría de los multicópteros llevan las hélices «al aire», con una mera y frágil protección parcial, lo que supone correr cierto riesgo de causar daños en los objetos contra los que choque, en las hélices y para las personas.

Snap de Vantage Robotics resuelve este y otro problema habitual de los cuadricópteros y aparatos similares. Por un lado cuenta con un carenado que, igual que los ventiladores de aire, cubre la totalidad de las hélices, lo que reduce el riesgo que puede suponer que el dron choque contra algo o contra alguien; también reduce la necesidad de andar sustituyendo hélices dañadas.

Por otro lado esa protección posibilita transportar el cuadrirrotor fácilmente en la mano en una mochila; de nuevo sin que las hélices corran el riesgo de doblarse o de romperse. Pero además el cuadricópteros de Vantage Robotics se pliega por la mitad, reduciendo el espacio necesario para llevarlo. Adios al engorroso maletín.

Por lo demás el Snap tiene veinte minutos de autonomía de vuelo con función de vuelo semiautónomo y seguimiento inteligente para la grabación de vídeo. De hecho su fabricante lo considera más que nada una cámara de vídeo voladora, con capacidad para grabar vídeo en resolución UHD / 4K gracias a un sensor Sony Exmor para garantizar la mejor calidad de vídeo —no hemos reparado en gastos, a lo John Hammond— que se puede conseguir por lo que cuesta el dron Snap, unos 900 euros en pedido anticipado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear