Por Nacho Palou — 13 de Octubre de 2017

Humo y cenizas del volcán Shinmoedake, localizado al sureste de la isla japonesa de Kyūshū. El Shinmoedake, de 141 metros, llevaba seis años dormido, desde que la erupción del 14 de marzo de 2011 obligó a evacuar a 600 habitantes de la ciudad de Takaharu, situada a menos de un kilómetro y medio del volcán.

La grabación está realizada por el documentalista y cazador de fenómenos naturales James Reynolds, quien asegura que llevaba años esperando la ocasión de grabar un vídeo así.

Vía Mashable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear