Por @Alvy — 22 de Octubre de 2020

James Randi (CC) Steve Jurvetson

Todo aquel que crea en la telequinesis, que por favor levante mi mano.

James Randi

Hoy amanecimos con la triste noticia de que ayer falleció James Randi a los 92 años. El venerable mago, ilusionista, escritor, escéptico y azote de magufos murió de viejo, algo tan inusual hoy en día como su inusual vida, que dedicó en buena medida a combatir todo tipo de fraudes: parapsicología, pseudociencia, homeopatía y todo tipo de cosas raras.

Hay un precioso documental de Justin Weinstein sobre su vida y obra titulado A Honest Liar: Truth and Deception in the Life of James «The Amazing» Randi, que aunque tiene cinco años sigue siendo muy actual.

Randi comenzó su carrera como mago y escapista (al estilo Houdini) y durante décadas se ha disfrazado de «personajes» para infiltrarse en sus círculos. Ha retado a médiums, espiritistas y «gente con poderes» para luego desenmascarar todos y cada uno de sus trucos, siempre con un estupendo sentido del humor. Porque, como decía el divulgador Martin Gardner, «para desenmascarar a un embaucador no hace falta meterlo en una habitación con científicos e instrumentos, sino que le observe un buen mago».

Parte de su legado son cientos de documentos en forma de vídeos, charlas, entrevistas y escritos, muchos de los cuales pueden encontrarse en la fundación que lleva su nombre, la James Randi Educational Foundation. Una de sus acciones más famosas fue el reto del millón de dólares a quien demostrara tener «poderes paranormales», una prueba a la que muchos magos (y magufos) intentaron superar pero sin éxito. El reto por cierto lo superaron Matt Blaze y Jutta Degener, dos criptólogos, pero luego declinaron recibirlo tras explicar cómo lo superaron). Randi azotó sin piedad con sus discursos y explicaciones a Uri Geller –el que «doblaba cucharas» con el poder de la mente– y a otros personajes de similar calaña.

Aquí hay algunos obituarios sobre Randi:

{Foto (CC) Steve Jurvetson @ Wikimedia}

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 21 de Octubre de 2020

A través de un vídeo de Half-Asleep Chris me enteré de la existencia de los billetes de cero euros, una curiosidad rara e interesante que anda por ahí entre los coleccionistas y frikis de estas cosas. Eso sí: no son nada oficial ni nada que se le parezca; ni el Banco Central Europeo ni los países miembros del espacio económico tienen nada que ver.

Al parecer se trata de una iniciativa ingeniosa de una empresa (¿o varias?) para crear billetes a modo de souvenirs con imágenes icónicas de países y plasmarlas en el mismo estilo que los billetes de euro. Entre las curiosidades de estos billetes están que tienen tamaños, colores y diseño similar al de los euros auténticos. En algunos el papel es «parecido», otros son más bien estilo postales. Algunos tienen hasta hologramas de seguridad y la famosa constelación EURión o Anillos Omron, medidas de seguridad y anticopia de las que hemos hablado por aquí alguna vez.

Los países de la zona Euro tienen todos ellos una versión «alternativa» de billetes de cero euros: Francia con la Torre Eiffel, España con la Sagrada Familia y la Catedral de Santiago de Compostela, Finlandia con Santa Claus… Lo habitual. Curiosamente también hay billetes de «0 euros» para países que no usan el Euro: Gran Bretaña (con el Big Ben y la noria London Eye), Islandia o Noruega. Incluso hay «euros de Turquía» y de los Estados Unidos.

Estos billetes resulta que tienen incluso varias webs «oficiales»« (es difícil saber cuál es la buena si acaso alguna lo es): 0EuroBankNotes.eu, Euro-SouvenirScheine.de, Zero Euro @ BankNoteWorld o EuronoteSouvenir.ie. Ojo que todas parecen tiendas y algunas no tienen ni el «candadito» de seguridad SSL. (¡No fiarse demasiado!) Los coleccionistas los compran y venden también en sitios como eBay y de segunda mano. Algunos parece ser que tuvieron tiradas cortas y son muy codiciados. (O a lo mejor eso es lo que dicen los coleccionistas para hacer que suba el precio y venderlos más caros.) Algunas máquinas expendedoras en lugares turísticos los venden a 3 euros.

Mi historia favorita de todo esto es que uno de los billetes de Francia está dedicado a unos delfines del Marineland, el parque acuático que sufrió unas inundaciones tremendas en 2015. Ese incidente hizo que por desgracia murieran orcas y delfines por doquier, entre otros seres acuáticos que vivían allí, como tiburones, tortugas, rayas y diversos peces.

Sea Park Fire / The I.T. Crowd

¿Un parque acuático inundado? ¡WTF! Imposible no recordar la historia de Roy en The I.T. Crowd (Los informáticos) intentando recrear obsesivamente cómo pudo ser que los padres de su novia murieran en el incendio del parque acuático Sea Park.

En fin, cosas más raras se han visto, como construir los inexistentes monumentos de los billetes tan solo para dar fama a una localidad y cosas así. A quien le gusten los billetes por cuestiones artísticas que no tanto pecuniarias seguro que le encantará conseguir alguno de estos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 21 de Octubre de 2020

Pop Quiz ClockEn lo más aciago del más aciago año llega el peor momento para hacer el cambio al horario de invierno. Efectivamente: en la España peninsular el próximo domingo 25 a las 3:00 de la madrugada volverán a ser las 2:00, de modo que «dormiremos una hora más»… pero: la puesta de sol que hasta ese día era más o menos a las 19:20 pasará a las 18:20 aunque para compensar un poco en vez de amanecer a las 8:36 lo hará a las 7:37. La duración «lo diurno» seguirá siendo de unas 10 horas y 40 minutos (y bajando) hasta el solsticio de invierno el lunes, 21 de diciembre, cuando ese periodo durará escasamente 9 horas y 15 minutos, con 14 horas y 45 minutos de «nocturnidad».

Típico momento para preguntarse por qué no se pone todo el mundo de acuerdo y se elimina el cambio horario que no parece servir de mucho y con ello sus incomodidades y el trastorno que supone. Pues resulta que aunque en 2018 y 2019 el Parlamento Europeo se mostró a favor de hacerlo ya para 2021, los estados miembros de la Unión deberían ponerse de acuerdo, por lo cual el año que viene tendremos más de lo mismo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 20 de Octubre de 2020

Estado de las apps de rastreo COVID en la Unión Europea
Estado de las apps de rastreo Covid en la Unión Europea

La Comisión Europea acaba de anunciar que entra en funcionamiento la pasarela que permite la integración de las apps de rastreo Covid en Europa.

La idea es que, vivas dónde vivas en la Unión Europea, la app de tu país pueda comunicarse con la de los otros países para garantizar que el rastreo de contactos funciona aunque te muevas de un lado a otro. Siempre dentro de lo permitido por las restricciones en vigor, claro.

Las primeras aplicaciones nacionales conectadas a través de este servicio son Corona-Warn-App (Alemania), COVID tracker (Irlanda) e inmuni (Italia). La semana que viene está previsto que lo hagan eRouška (Chequia), smitte stop (Dinamarca), Apturi COVID (Letonia) y Radar Covid (España) Otras aplicaciones se irán conectando en noviembre.

En este sentido quizás las que lo tengan más complicado son las apps francesa y húngara, ya que han optado por un modelo centralizado de tratamiento de datos, a diferencia del resto, que usan un modelo descentralizado. Pero también se está trabajando en una solución para conectarlas con el resto.

Hay un mapa en el que se puede ver el estado de las apps europeas. En verde, los países ya conectados a la pasarela europea. En malva aquellos que tienen una app descentralizada. En Salmón los que tienen una app centralizada. En amarillo los que están desarrollando la app. En azul aquellos que lo tienen pensado. En naranja claro aquellos que no tienen pensado desarrollar una app. En azul claro aquellos países de los que no hay información.

La premisa fundamental en todas ellas y de la pasarela de interconexión es mantener el anonimato de las personas que las usan y no almacenar información que pudiera permitir identificarlas.

La integración empieza por Alemania, Irlanda e Italia porque sus apps acumulan cerca de 30 millones de descargas, lo que supone dos tercios de todas las descargas de este tipo de apps en la Unión Europea.

En España la cifra ronda un 10%. Pero debería ser mejor para sacarle realmente utilidad; así que cuantas más personas la instalemos, mucho mejor. Aunque también hay que tener en cuenta que la ratio de uso no es muy alta a tenor del análisis que hace radar STATS, una cuenta de Twitter que analiza el uso de la app.

Algunos pantallazos de Radar Covid para iOS
Pantallazos de Radar Covid para iOS

El problema es que en España, más de un mes después de la fecha prevista para la implantación en todas las comunidades autónomas de RadarCOVID, Cataluña aún no ha integrado la app en su sistema de salud. Y las que supuestamente lo han hecho tampoco parece que lo hayan hecho con gran éxito.

Porque una cosa es que los sistemas de gestión de las distintas comunidades autónomas puedan generar el código que es necesario introducir en la app para comunicar un positivo y otra muy distinta es que alguien sepa dárselo a las personas que dan positivo. De ahí probablemente esa baja ratio de uso. Esto crea una sensación de «para qué» que ha llevado a no pocas personas a desinstalar la app.

Pero en cualquier caso en esta casa venimos recomendando desde el principio la instalación de RadarCOVID. Y más desde que se ha comprobado que en efecto es absolutamente respetuosa con la privacidad. Y ahora más aún si cabe desde que está clarísimo que estamos frente a una segunda ola de contagios. Cualquier herramienta que pueda ayudar es más que bienvenida.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD