Por @Alvy — 25 de Noviembre de 2020

Monolito de Utah / Foto: Utah Department of Public Safety Aero Bureau

Ayer nos bombardearon con la noticia del extraño monolito encontrado en el desierto de Utah por las autoridades mientras realizaban un registro rutinario de la zona en helicóptero. Con claras reminiscencias al monolito de 2001: una odisea del espacio fue objeto de bastantes risas. ¿Obra de los marcianos? ¿Homenaje artístico? ¿Algún millonario zumbado que está queriendo «dejar huella» para el futuro?

Lo raro es que nadie lo viera nada antes: según el archivo histórico de imágenes de satélite de Google Maps lleva allí desde 2016, tal y como recoge el famoso sitio de bulos y leyendas urbanas Snopes (Was a Mysterious Monolith Found in Utah?). Quizá al estar ubicado en un sitio desértico y poco accesible nadie lo viera antes; o quizá alguien lo vio y simplemente no se hizo viral.

La ubicación exacta tampoco es secreta a estas alturas: como los técnicos viajaron en helicóptero hasta el lugar, alguien rastreó sus movimientos a través de FlightRadar24 y encontró tanto el monolito como su sombra en 38°20'35.2"N 109°39'58.5"W. En las noticias dijeron que preferían no dar la ubicación «para que aquello no se llenara de curiosos». A esto podríamos llamarlo el efecto Streisand del desierto. (Moraleja: si realmente no quieres que la gente encuentre algo, no publiques una noticia con datos y fotos).

Monolito de Utah / Foto: Utah Department of Public Safety Aero Bureau

Tal y como dicen tanto Snopes como @HoaxEye, otra de las cuentas sobre bulos e imágenes falsas más conocidas y fiables, probablemente se trate simplemente de «arte». El monolito de Utah es también diferente del TAM (Anomalía Magnética de Tycho) de 2001 en varios aspectos: para empezar, tiene una base triangular como se ve en los vídeos; tampoco respeta las proporciones del ortoedro original de 2001 que eran 1:4:9. Este es de color gris metálico y el de 2001 era negro. Finalmente, el monolito de Utah mide entre 3,5 y 4 metros aproximadamente.

{Foto: Utah Department of Public Safety Aero Bureau.}

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Noviembre de 2020

Emoticono

Así en un vistazo rápido, en la Muestra de novedades del Diccionario de la lengua española 23.4 están todas estas:

  • avatar
  • biomarcador
  • bioseguridad
  • biomarcador
  • bioseguridad
  • cianobacteria
  • coltán
  • coronavirus
  • COVID
  • criogenización
  • despublicar
  • ébola
  • emoticono
  • internalizar
  • neutrófilo
  • perfil (red social)
  • trolear
  • videochat

Que no son las únicas, porque hay 2.557 nuevas palabras y acepciones en total, incluyendo cambios en chip, fractal, criogenia y otras. Así que ya podemos hablar de trolear o del videochat sin tener que usar cursiva, entre otras cosas.

(Vía Archiletras.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 20 de Noviembre de 2020

UT1-UTC - Bulletin A value / IAE2000

Tal y como resume Tony Finch en una anotación surgida de un hilo de Twitter, el pasado julio se anunció en el boletín oficial del IERS que en diciembre no habría que añadir ningún segundo intercalar al estándar de tiempo UTC (Tiempo Universal Coordinado) puesto que no ha habido gran variación en la diferencia con el TAI (Tiempo Atómico Internacional).

Los segundos intercalares se introducen oficialmente en el conteo del tiempo porque hay veces que la rotación de la Tierra requiere algún milisegundo más de los que hay en los 86.400 segundos «teóricos» que se le suponen. Si se acumulan muchos empieza a ser notable; de ahí el ajuste ocasional. Esta gráfica muestra la desviación en milisegundos de la «duración del día» respecto a la línea central del 0, que sería un día «redondo» de 86.400 segundos exactos.

Length-of-day chart

La diferencia entre UTC y TAI lleva tiempo siendo de -37 segundos, pero eso no se va a ajustar porque el tema viene de antiguo y sería un despiporre; simplemente como la rotación de la tierra tiende a ser más y más lenta se añade de vez en cuando alguno de esos segundos intercalares, generalmente en junio o diciembre.

Los modelos matemáticos predicen qué va a suceder en el futuro y según Michael Deckers la ratio de divergencia entre UTC y TAI está siendo tan baja que desde 1961 no se veía tanta precisión, así que no parece que en los próximos años vayamos a tener que añadir ningún segundo extra, así que no veremos el famoso 23:59:60 en los relojes, que además la mayor parte de las veces no se «ve» como tal porque pasa desapercibido y simplemente se recupera cuando se ajusta la hora.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 19 de Noviembre de 2020

Este verano todos alucinamos al ver en las redes sociales y luego en las noticias las estremecedoras imágenes de las explosiones en el puerto de Beirut (Líbano) que dejaron más de 200 muertos y 6.500 heridos. Tras meses de investigación se determinó que la explosión principal fue causada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban almacenadas en pésimas condiciones ni más ni menos que 6 años. Ahora en Forensic Architecture han llevado a cabo un minucioso análisis combinando las imágenes de los vídeos de la zona con modelado 3D, geolocalización y otras técnicas. Además de eso, los archivos 3D de los edificios están en Github, por si alguien los quiere descargar.

El vídeo merece la pena pues muestra muchas de las técnicas utilizadas para el análisis científico: comparar el color del humo mediante un análisis de la gama de tonalidades, trazar la esfera de la explosión principal para ubicar el punto exacto del almacén en que se inició, la comparación con fotografías previas de la zona, los informes de restos encontrados por toda la ciudad… Un trabajo minucioso.

En el análisis hasta se ubican las sacas que contenían los materiales de diversos tipos y hasta su posición exacta; ocupaban cerca de 2.000 metros cuadrados del almacén. Además del nitrato de amonio (contaminado, por cierto) también había 23 toneladas de fuegos artificiales, 50 toneladas de fosfato de amonio, 5 toneladas de té y café, 1.000 neumáticos y 5 rollos de mecha para detonación. La receta perfecta para un desastre.

La columna de humo principal alcanzó los 755 metros de altura; los restos llegaron las primeras viviendas residenciales situadas a 480 metros en cuestión de segundos y alcanzaron hasta 1.570 metros

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD