Por @Wicho — 23 de Septiembre de 2022

No hay Planeta B – Markus Spiske en unsplash
No hay Planeta B – Markus Spiske en Unsplash

El planeta no se verá afectado por el cambio climático. Dos o tres grados de calentamiento global no son un problema. La humanidad y la mayoría de las especies morirán, pero el planeta permanecerá mientras se desarrollan nuevas especies. Sin nosotros.

– Nicolas Gaume en el IAC2022,
(Vía Remco Timmermans).

No olvides que acabamos de vivir el verano más cálido de la serie histórica en una España cada vez más árida. Y que todo indica que en los próximos años quizás nos vaya a parecer que ha sido un verano relativamente fresco.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 22 de Septiembre de 2022

Un mapa de España con la temperatura a partir de la que se considera que hay una ola de calor en cada provincia; están también indicadas en un rojo cada vez más intenso que las agrupa en tres franjas en las que la temperatura umbral es cada vez mayor: de 0 a 31; de 31,1 a 35,6; y de 35,7 a 41,2 °C
Temperaturas umbrales de definición de ola de calor en función del percentil 95 de las series de temperaturas máximas diarias en el periodo junio-septiembre - Julio Díaz, Ferran Ballester y Rogelio López-Vélez

Hace unos días me contaron que en A Coruña es el lugar de España en el que antes empezamos a morir de calor cuando suben las temperaturas. Investigando el asunto, descubrí que existe el índice Kairós, que define tres niveles de riesgo de mortalidad atribuible a exceso o defecto de temperatura y se incorpora en el sistema MoMoTemp de vigilancia de la mortalidad diaria asociada a excesos de temperatura:

  • Kairós 1: Riesgo nulo, cuando la probabilidad de exceso de mortalidad atribuible a temperatura es inferior al 40%.
  • Kairós 2: Riesgo moderado, cuando la probabilidad de exceso mortalidad atribuible a temperatura está entre el 40% y el 60%.
  • Kairós 3: Riesgo alto, cuando la probabilidad de exceso de mortalidad atribuible a temperatura está por encima del 60%.

En su cálculo se utiliza el exceso acumulado de temperatura –o su defecto– en los últimos siete días. Y ahí es de dónde viene el dato de que en A Coruña empezamos a morir antes de calor: es la provincia española en la que la temperatura a partir de la que se considera que hay una ola de calor es más baja, con 26,2 °C. En lo que se refiere al frío estamos en la mitad de la tabla, que nada sorprendentemente está liderada por las Canarias para esto.

Pero la temperatura no es el único dato que se tiene en cuenta a la hora de calcular el índice Kairos. Influye mucho la edad en nuestra resistencia al calor o al frío. Y el sexo. De hecho el índice Kairós se puede segmentar por grupos de edad y sexos. También influye el entorno socioeconómico, aunque caiga un poco de cajón: no es lo mismo vivir en una casa bien aislada que en otra no tanto. O vivir con alguien que pueda cuidarte y estar pendiente o no tener a nadie. Y el urbanismo también influye; las zonas verdes ayudan a la hora de mantener el calor a raya.

Y también tiene mucho que ver aquello con lo que convivimos, en especial cuando aún estamos creciendo. Eso, en cierto modo, fija nuestro metabolismo individual, que también parece tener mucho que ver con por qué algunas personas soportamos mucho mejor el frío que el calor y otras al revés.

En cualquier caso, a partir de ahora, cuando diga que me muero de calor –lo de los 40 °C en el País Vasco Francés en agosto fue bastante insoportable– sabré que los datos lo confirman. No sólo mediante el índice Kairós sino porque, en efecto, este verano que termina hoy ha sido el más caluroso en España desde que tenemos datos.

Relacionado,

___

Nuestro libro: Se suponía que esto era el futuro
Si te gusta lo que has leído puedes comprar nuestro libro Se suponía que esto era el futuro, con más historias como esta

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Septiembre de 2022

Tetris-inspired bookshelf comes with individual modules that you can creatively assemble! - Yanko Design

En el siempre interesante Yanko Design tienen esta curiosa librería Tetris que tienes que montar por tu cuenta a partir del marco y las piezas que sirven de soporte a los libros, películas y otros objetos. No debe ser del todo fácil porque incluso en las imágenes de ejemplo hay mucho truqui y huecos de 1×1 inconcebibles en el juego, pero queda aparente.

Las piezas separadoras son de aluminio y vienen en vívidos colores que también van un poco más allá de los de las piezas del Tetris original; yo he contado 22 piezas (y unos 8 huecos). El espacio total parecen ser 8×12 unidades, así que todo encaja en 96 cuadraditos. En los más pequeños caben libros de bolsillo o DVDs.

Según dicen fue uno de los diseños ganadores de los premios A’Design Award and Competition, así que el precio debe estar por las nubes, si es que acaso está a la venta.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 19 de Septiembre de 2022

Entropy Chair

Esta silla entrópica de la Phillips Collection tiene su aquél. Consiste en un armazón metálico en el que la silla no tiene superficie como tal, sino que consiste en un enrevesado cordón meticulosamente anudado, de modo que crea una zona segura sobre la que aposentarse.

La silla Entropy, moderna y orgánica, tiene una estructura cúbica de metal en la que se le ha enrollado un cordón negro en forma de tela de araña creando así un lugar único para sentarse. Aunque el patrón parece completamente aleatorio, las cuerdas están dispuestas de modo que conforman un asiento seguro.

Entropy Chair

Entendiendo lo de «entrópica» como que está desordenada, la definición cuela. Es sin duda un poco cara para el común de los mortales (1.800 dólares, y además lo suyo es comprar una parejita como mínimo) pero como objeto artístico/industrial/diferente tiene su gracia. Original desde luego resulta.

(Vía Core77.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD