Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2018

Internet, YouTube y la Wikipedia siguen siendo lugares maravillosos, en los que gracias a los hiperenlaces y a canales como Half as Interesting puedes aprender todo tipo de conocimientos inútiles pero maravillosos, como por ejemplo:

  • En el popular programa infantil de muñecos Barrio Sésamo en España nos reíamos con la Gallina Caponata, que era parecida, pero no igual, al americano Big Bird…
  • Big Bird en español era Paco Pico, pero debido a problemas de doblaje y errores de adaptación absurdos muchas veces también se le llamaba Caponata. (A todo esto, quien iba dentro del muñeco era la actriz Emma Cohen).
  • Alguien en la NASA tuvo la ocurrencia de aprovechar la popularidad de Paco Pico en los años 80 para enviarlo al espacio (junto con Caroll Spinney, su actor). Sería dentro de un programa educativo y creativo pensado para llevar a civiles al espacio.
  • El muñeco de Paco Pico medía casi dos metros y medio y finalmente alguien se dio cuenta en la NASA –y cito a Half Interesting– de que «el transbordador espacial no había sido diseñado contando con usarlo para enviar canarios grotescamente gigantes al espacio.»
  • En vez de seguir con esa idea, la NASA decidió que era mejor enviar profesores y profesoras al espacio. La elegida fue Christa McAuliffe. La seleccionaron entre 11.000 aspirantes…
  • … para viajar en el transbordador espacial Challenger, cuyo nombre asociamos hoy con una de las peores tragedias de la carrera espacial dado que explotó desintegrándose segundos después de su lanzamiento.

De este modo es como Paco Pico se salvó casi por casualidad de una tragedia. Como dicen en el vídeo, si lo piensas hubiera sido mucho más terrible de lo que fue cuando los niños se enteraran de que Paco Pico se había desintegrado con la nave –quizá hasta lo estarían viendo en directo, como evento histórico– y lógicamente los creadores de Barrio Sésamo tuvieran que retirar el personaje y contar lo sucedido en versión infantil. ¡Glups!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Noviembre de 2018

Hay dos lecciones a aprender de lo que cuenta este vídeo de Cheddar: la primera es que los caminos de la usabilidad y el «deseo» son muchas veces inexcrutables, y que la gente muchas veces acaba prefiriendo algo por razones que no se han contemplado previamente (véase Los caminos sobre el césped de Berkeley). La otra es que en el caso de los planos del Metro esto es un tema universal: el vídeo describe lo sucedido con los planos del Metro de Nueva York en las últimas décadas, pero en otras ciudades sucede lo mismo. En Madrid, sin ir más lejos, tuvimos la «guerra» entre el plano geográfico frente al plano esquemático.

El caso es que para el Metro de Nueva York Massimo Vignelli diseño un plano allá por 1972 completamente esquemático: líneas rectas (horizontales, verticales y diagonales de 45°), curvas suaves, distancias ajustadas artificialmente… Un icono de la modernidad, el minimalismo, la limpieza y la claridad que de hecho ha llegado a estar expuesto en el MOMA y ser calificado como «una de las maravillas gráficas del siglo XX». Estaba basado en el diseño de Henry Beck de 1933 para el Metro de Londres (que también inspiró el de otras ciudades).

Plano del Metro de Nueva York / MTA
El plano geográfico del Metro de Nueva York

Pero los neoyorquinos lo odiaban, como suele suceder con los planos esquemáticos: las estaciones no corresponden con sus ubicaciones reales sobre un mapa «de verdad», las distancias no se respetan, no está claro dónde empiezan y acaban los barrios… Incluso el hecho de espaciar las paradas coloca a algunas obviamente en el lugar equivocado. Tan fue así que en 1979 hubo que rediseñarlo de nuevo y es el que se ha mantenido hasta ahora.

En el plano geográfico las distancias se corresponden, aparecen los barrios y otras zonas importantes (Staten Island, parques, edificios emblemáticos, etcétera) con su forma real. La gente sabe dónde está y cuánto tardará en llegar a los sitios, ya sea en metro o andando. Pero incluso cuando se utilizó software de reconocimiento visual y tracking para analizar cómo la gente mira los planos los diseños como los de Beck y Vignelli seguían resultando «mejores»: se ve más información, está más clara… Pero pese a ello a la gente –en general– siguen sin gustarles.

En el vídeo es Concetta Bencivenga, la directora del Museo del Metro de Nueva York, quien deja claro cómo resolver el asunto. ¿Cuál es el mejor plano? El mejor plano es el que usa la gente. Punto y final. A veces hay demasiados factores a tener en cuenta, factores incluso invisibles, que hacen que por mucho que intentemos valorar y racionalizar algo no acierte con lo que realmente resulta útil a la gente.

Bonus – sobre el tema del diseño y los «caminos del deseo», este otro vídeo de Cheddar también está muy bien: How Footpaths Help Shape Our Technology.

Actualización – Gracias a PedroG por el recordatorio sobre la diferencia entre plano y mapa (esquema, pequeño / escala realista, grande) con la que siempre me lío al hablar de los planos del metro. Ya está corregido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Noviembre de 2018

Promoting Pollution-Free Routes in Smart Cities Using Air Quality Sensor Networks

Unos científicos de la Universitat Jaume I de Castellón publicaron este verano en Sensors un trabajo titulado Promoting Pollution-Free Routes in Smart Cities Using Air Quality Sensor Networks. La idea es sencilla: ofrecer en el navegador del coche formas de ir de un lado a otro minimizando la contaminación presente en esas rutas.

La forma de hacerlo es utilizando los estudios de calidad del aire ya existentes y los indicadores históricos de índices de calidad del aire (como el Portal de calidad del aire del Ayuntamiento de Madrid) donde se publica esa información obtenida por los sensores repartidos por la ciudad en forma de datos abiertos que cualquiera puede consultar.

Para la prueba de concepto utilizaron la ciudad de Madrid y consideraron los valores de diversos tipos de mediciones (en particular las famosas «partículas en suspensión» PM2.5, PM10, dióxido de nitrógeno y ozono) con datos históricos de algunos meses de 2017 en horario diurnas. Para los mapas utilizaron ArcGIS; como puede verse en el ejemplo se superponen colores verde/amarillo/rojo a los mapas convencionales.

De ese modo la ruta para ir de A a B acaba no siendo todo lo «directa» que sería en un navegador convencional, requiriendo rodeos, pero lleva a quien lo usa por zonas con el aire menos contaminado, ya sea a la hora de ir en coche, bicicleta o andando.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Amazon Echo / 2 Gen

Según cuentan varios medios, un juez de New Hampshire (Estados Unidos) ha ordenado a Amazon entregar las grabaciones que tenga en su poder de un altavoz inteligente Echo que se hallaba en la escena de un crimen en el que aparecieron dos mujeres apuñaladas. Como en un thriller, el Echo pudo ser «testigo silencioso» de lo que sucedió allí, dado que analiza todo lo que se dice esperando órdenes como buen gadget inteligente.

En este caso el presunto culpable se declaró inocente, y el Echo ha sido presentado como prueba, aunque las grabaciones del sonido ambiente –si las hubiere– estarían en los servidores de Amazon, que es por lo que el juez ha ordenado que se entreguen. También pide la información de los dispositivos (móviles, etcétera) enlazados con el altavoz. Sería raro que hubiera algo esclarecedor grabado, pero a veces los Echo y otros aparatos de este tipo guardan más audio de lo debido para analizar las órdenes (aunque en este caso sólo si detectan primero la palabra «Alexa», pero a veces se activan por ruidos, música y otras situaciones).

El año pasado ya sucedió lo mismo en otro caso similar en Arkansas, con la diferencia de que la persona acusada aceptó que se entregaran los datos. Amazon en principio se negó pero luego entregó el material. Este tipo de casos y situaciones son además muy diferentes de unos países a otros según sus leyes.

Más detalles:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear