Logo Lainformacion.com
< CONFIDENCIAL: No distribuir
Dudas sobre el método usado por ACT para obtener células madre embrion >

El motor más poderoso

Pero antes un repaso a las características típicas de motores más habituales:

  • Un coche medio con motor de combustible diésel y 2.000 centímetros cúbicos, cc. (2 litros), da unos 110 CV y unos 20 o 25 kgm. de fuerza o par motor –el dato de par por cierto no suele tenerse muy en cuenta, pero es casi más importante que los CV a la hora de comparar distintos coches y la respuesta teórica de sus motores.
  • Un todoterreno o una berlina de lujo potente (también diésel) con un motor de unos 3.000 centímetros cúbicos (3.0 litros) supera fácilmente los 200 CV y entrega entre 40 y 50 kgm. de par a las mismas 1.800 - 2.000 revoluciones (rpm.) que el anterior.
  • Los camiones y autobuses típicos andan entre los 200 y 600 o más CV de potencia con motores diésel de 8 o 10 o 16.000 centímetros cúbicos o más y una entrega de par del orden de los 200 kgm. a unas 1.300 - 1.500 revoluciones..
El motor más poderoso es el Wartsila-Sulzer RTA96-C que se utiliza para mover grandes buques de carga: tiene una potencia de 108.000 CV y unos 8.400.000 kgm. a algo más de 100 revoluciones. En sus diversas variantes de entre 6 y 14 cilindros llega a cubicar 25.480 litros (25.480.000 centímetros cúbicos). Este poderoso señor convierte más del 50% de la energía producida por el consumo de combustible en movimiento. No está nada mal considerando que el motor pesa 2.300 toneladas (2.300.000 kilos), 300 toneladas sólo el cigüeñal –el peso típico de un motor de coche está entre 50 y 100 o más kilos y su eficiencia es inferior.

Wartsila-SulzeUn ingeniero trabajando entre los cilindros del motor RTA96-C, lo que sirve para hacerse idea de su inmenso tamaño (más fotos siguiendo el enlace.)

Y si todos los anteriores motores consumen entre 5 y 25 litros cada 100 kilómetros (más o menos una hora de viaje por autopista) el RTA96-C consume la bonita cantidad de 6.283 litros de diésel por cada hora de funcionamiento, suficiente para hacerte salir de la gasolinera con un buen disgusto.